Ciclo Palomitas VII: Vivien Leigh no ha muerto

“A Dios pongo por testigo que no podrán derribarme. Sobreviviré, y cuando todo haya pasado, nunca volveré a pasar hambre, ni yo ni ninguno de los míos. Aunque tenga que mentir, robar, mendigar o matar…

¡a Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre!”

Banda sonora original de “Lo que el viento se llevó”

(Gone with the wind, 1939)

Tal día como antes de ayer, 16 de noviembre, moría en el año 1960, en Los Ángeles, el actor protagonista de esta famosa superproducción titulada en España “Lo que el viento se llevó”, galardonada con nueve de las trece estatuillas de oro a las que fue nominada: Clark Gable.

Esta brillante película está basada en la novela de Margaret Mitchell: ‘Lo que el viento se llevó’, y es, sin duda, uno de los largometrajes más famosos de todos los tiempos. Su rodaje duró un total de 140 días y en el momento de su estreno (15 de diciembre de 1939) fue la película más cara (4,25 millones de dólares) y más larga (cuatro horas) de la historia.

¿Alguien, sea de la generación que sea, ha olvidado a Scarlett O’Hara? Esa joven caprichosa que residía en una gran mansión del sur de EEUU. Esa mujer que lo tenía todo y sin embargo vivía empeñada por lograr el amor de Ashley Wilkes, hombre del que estaba ciegamente enamorada. Tanto, tanto como para no darse cuenta hasta el final de que cuenta con el amor incondicional del Capitán Rhett Butler, un hombre muy rico, carismático y atractivo.

Esta historia de amor, odio, aventuras, guerra y amistad marcó una época, convirtiéndose así en un clásico imposible de conseguir de nuevo.

Sobre la llamativa actriz Vivian Mary Hartley, más conocida como Vivien Leigh..

(Darjeeling, 1913 – Londres, 1967)

Actriz británica. Su padre, nacido en Yorkshire, había emigrado a la India cuando tenía veintidós años en busca de aventuras. Su madre, aunque descendiente de irlandeses, también había nacido en la India. Aficionada a la lectura desde pequeña, Vivian contaba con Rudyard Kipling y Lewis Carroll entre sus escritores favoritos. Cuando cumplió los seis años, su familia se trasladó a Inglaterra, y la futura actriz sólo regresaría a su país natal en un viaje en la década de los sesenta.

Leigh fue educada en el Convento del Sagrado Corazón, en Roehampton, durante ocho años, donde se aficionó a la interpretación gracias a las obras de teatro que se organizaban en el colegio. Estudió ballet, cello y piano, y se examinó en la Real Academia de Música cuando era adolescente. Le fascinaba la historia de Egipto y los idiomas (hablaba francés con fluidez). Estudió en colegios de la Riviera Italiana y de París, y en 1932 conoció a Leigh Holman, trece años mayor que ella, con quien se casó ese mismo año en Londres. Para entonces ya había comenzado a estudiar en la Real Academia de Arte Dramático de Londres (RADA); estudios que continuó tras su luna de miel. En 1933 dio a luz a su primera y única hija.

Parecía que su vida sería hogareña a partir de entonces, pero en 1934 intervino en sus tres primeras películas. En diciembre de ese año vio a Laurence Olivier en una obra de teatro y afirmó que ese sería el hombre con quien iba a casarse, aunque en aquel momento ambos estaban ya casados. El marido de Leigh pensaba que su interés por la actuación sería pasajero, y que volvería a desempeñar el papel de esposa y madre. Nada más lejos de la realidad.

En 1935, cuando Leigh representaba una obra de teatro titulada The Mask of Virtue, Alexander Korda se fijó en ella y le ofreció un contrato durante cinco años para hacer diez películas en Inglaterra, algo que no llegó a cumplir porque en 1938 se marchó a Hollywood. Mientras tanto, fue presentada a su ídolo, con quien inició un romance al poco tiempo. Títulos de esta época serían La mujer enigma (1937), de Victor Saville, o Un yanqui en Oxford (1938), de Jack Conway. En 1937, tras protagonizar Hamlet junto a Olivier en el teatro, Vivian dejó a su marido y se mudó a Chelsea con el actor.

Desde el momento en que comenzó la búsqueda de la protagonista de Lo que el viento de llevó, Vivien Leigh estaba segura de que ella sería la protagonista. Por supuesto, consiguió el papel, y realizó una interpretación de Scarlett O’Hara que ha pasado a la historia del cine como uno de las más memorables y épicas, junto a la no menos espléndida de Clark Gable, pareja en escena que se convirtió en uno de los iconos más clásicos de Hollywood.

No obstante, Leigh no estaba a gusto allí; tan pronto como terminó el rodaje, Leigh se presentó a las pruebas de selección de Rebeca, de Alfred Hitchcock, pero el papel sería para Joan Fontaine. Su siguiente título de éxito sería, sin embargo, El puente de Waterloo (1948), de Mervyn LeRoy, adaptación de la obra teatral de Robert E. Sherwood. Este título formaba parte de su nuevo contrato con la Metro Goldwyn Mayer. En 1940 Leigh y Olivier se casaron por fin, con Katharine Hepburn como dama de honor. Protagonizaron tres películas juntos: Fuego sobre Inglaterra (1937), de William K. Howard; 21 días juntos (1938), de Basil Dean; y Lady Hamilton (1941), de Alexander Korda.

Durante la guerra, participó en un tour con otros actores ingleses por el norte de África, interpretando poemas y fragmentos de sus películas. Cuando regresó, decidió no volver a Hollywood y quedarse en Inglaterra haciendo teatro. Sin embargo, el productor O’Selznick intentó presionarla para que cumpliese con un contrato que habían postpuesto durante cuatro años. La batalla acabó en los tribunales, y Leigh ganó. Al acabar César y Cleopatra (1945), junto a Claude Reins y Stewart Granger, Leigh tuvo que ser ingresada. Su tuberculosis recurrente había reaparecido por el agotamiento.

Su siguiente título, Anna Karenina (1948), de Julien Duvivier, era un papel que siempre había querido interpretar. En esa época su dedicación al teatro era mayor que la cinematográfica (intervino en obras como Romeo y JulietaThe Doctor’s DilemmaThe School for ScandalThe Skin of Our Teeth o Ricardo III). La década de los cincuenta se inició con Un tranvía llamado deseo (1951), de Elia Kazan, trabajo que le proporcionó el Oscar a la mejor actriz. Leigh sufría, además de tuberculosis, desdoblamiento de personalidad, lo que más tarde dificultaría que distinguiese su vida real de la de su personaje en la película: Blanche DuBois. La película significó, no obstante, su regreso Hollywood tras una década de ausencia.

En septiembre de 1951 su enfermedad psíquica sufrió una recaída y tuvo que ser internada. Tras una sorprendente mejoría, protagonizó The Deep Blue Sea (1955), de Anatole Litvak, que no tuvo éxito en taquilla. El teatro, junto a Olivier, continuó siendo su mayor aliciente. En 1957 comenzaron sin embargo los rumores de la separación, porque Olivier había iniciado un romance con la actriz Joan Plowright (con quien después se casaría).

En 1961, la Sra. Leigh protagonizó, de nuevo en Hollywood, La primavera romana de la señora Stone, de José Quintero, adaptación de la obra de Tenesee Williams que se convitió en la primera película de la actriz tras cinco años alejada de la pantalla. El barco de los locos (1965), de Stanley Kramer, junto a Simone Signoret, José Ferrer y Lee Marvin, fue su último trabajo, año en el que también protagonizó su última obra de teatro, junto a John Gielgud: Ivanov.

Leigh vivió junto al actor John Merivale desde 1959 hasta su muerte, en 1967. En su fallecimiento contaba la mujer con 53 años.

¿En qué películas trabajó esta gran actriz? Resumiendo..

  • El barco de los locos, 1965
  • La primavera romana de la Sra. Stone, 1961
  • Colorado Jim, 1953
  • Un tranvía llamado deseo, 1951
  • Ana Karenina, 1948
  • Cesar y Cleopatra, 1945
  • Lady Hamilton, 1941
  • 21 días juntos, 1940
  • El puente de Waterloo, 1940
  • Lo que el viento se llevó, 1939
  • Un Yankee en Oxford, 1938
  • Callejón sin salida, 1938
  • Fire over England, 1937

Las caras de Vivien Leigh. La vida de una maravillosa actriz en imágenes. Un gran tributo a su trayectoria. 

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en La protagonista hoy es.... Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Ciclo Palomitas VII: Vivien Leigh no ha muerto

  1. plared dijo:

    La primera imagen realmente preciosa. La actriz inmortal, al igual que ese a Dios pongo por testigo. Cuidate

  2. Peggy dijo:

    Hola. El Séptimo Arte ha dado qué hablar durante décadas y aunque actualmente el cine en 3D es la novedad, mirar al pasado y encontrarnos con magníficas películas y clásicos actores y actrices que sin grandes avances consiguieron marcar un antes y un después, es una delicia. Vivien Leigh en su papel de Scarlett O’hara fue brillante, tanto por su vestimenta y belleza como por su personalidad optimista, práctica y fuerte. Interpretó a un personaje muy complejo y que generó un gran número de admiradores de ambos sexos.

  3. Myself dijo:

    Qué grande era esta mujer. Lo que viento se llevó es una obra maestra y esa frase que la inmortaliza es genial. Me encanta la endereza que muestra ante una situación que parece no tener salida y el valor del que hace gala para salir adelante.
    Saludos.

  4. Eduardo dijo:

    Very good actress, her rol in Gone, with the wind was the best. I ll never forget her, ever.

  5. gema82 dijo:

    La encuesta va de lujo, mis queridos cinéfilos :-).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s