Ciclo Palomitas VIII: Ídolos de masas, ¿solo para adolescentes?

Un “trío” que da qué hablar..

Isabella Marie Swan (Bella) (Kristen Steward): Chica adolescente bastante madura para su edad que por su expresión en el rostro parece que tiene cuarenta años en vez de los diecisiete o dieciocho años que aparenta en la película. Chica con suerte pues con su cara de “alegría de la huerta” encandila a dos hombres a falta de uno: a Edward (vampiro) y a Jacob (lobo). Sí que parece tener las ideas muy claras y es precoz y valiente. No todo podían ser pegas. Aunque insisto que su mirada refleja excesiva amargura para lo feliz que debería ser. ¿¿Por qué luce ojos con párpados a media asta?? Menos mal que con las lentillas que va a lucir en Amanecer Parte II, los ojos se le mantendrán más abiertos. Eso espero..

Edward Cullen (Robert Pattinson): Vampiro con más de un siglo de edad que se conserva muy bien. Está algo pálido pero se le perdona todo cuando saca a pasear sus maneras de chico clásico y tradicional. Sus formas de galán educado y complaciente no tienen competencia. Se pasa la vida arrepentido de todo lo que hace con su amada Bella pero no se quita de nada. Así es él: un “quiero pero no puedo” enclaustrado en un cuerpo eterno.

Jacob Black (Taylor Lautner): Mi preferido. Un ser humano que en sus horas de trabajo, es decir, de perseguir y matar vampiros, se vuelve un tremendo lobo. Su estructura ósea y muscular no pasa inadvertida cuando está de ocio (y curiosamente, en el 90% de los planos posa sin camiseta, ¿por qué será?). Su sonrisa con dentadura perfecta y esa mirada penetrante tampoco se hacen indiferentes. ¿Su personalidad? Es un chico sarcástico con lo que no le gusta pero lo disimula delante de Bella y a la vez es muy, muy sincero cuando tiene que ponerse serio. Jamás ha tenido que arrepentirse ni pedir disculpas a su “amiga” del alma pues todas sus acciones son correctas y en pro de ella. Eso sí, parece que una de sus funciones más relevantes consiste en echar broncas a Edward cuando este, siempre involuntariamente, hace pasar “calamidades” a nuestra envidiada Bella Swan.

Crepúsculo

Crepúsculo (en inglés: Twilight) es la primera novela de la serie. Narra la historia de Isabella Swan (Bella) desde el momento que decidió mudarse de Arizona a la ciudad de Forks en Washington; conoce a Edward Cullen, hijo de Carlisle y Esme, familia vampiro, Bella se enamora perdidamente de Edward. Las consecuencias de este amor marcan un cambio total en la vida de Bella. Descubre el mundo hasta ahora desconocido para ella de los vampiros. Pone su vida y la de su padre en riesgo, al confrontarse con un aquelarre formado por tres vampiros quienes no comparten el respeto por la vida humana (Victoria, Lauren y James) que tienen la familia vampírica de Edward Cullen.

Luna Nueva

Luna Nueva (en inglés: New Moon) es la segunda entrega de la serie. La novela describe el conflicto interno sufrido por Edward Cullen cuando reflexiona el gran riesgo que supone convivir con el mundo vampírico para la humana Bella Swan. La trama gira en torno a la separación de la pareja, por decisión de Edward, y al acercamiento de Bella a su amigo de la infancia Jacob Black; hecho que abre otro mundo entonces desconocido por Bella, el mundo licántropo de la familia Black y la comunidad Quileute de La Push, comunidad cercana a Forks, ciudad donde se desarrolla la historia de la serie. Este acercamiento a los licántropos, enemigos naturales de los vampiros según la mitología de la serie, crea un profundo conflicto en Bella y sus homólogos sobrenaturales a lo largo de la serie; mismo que en Luna Nueva lleva a Bella a Italia para reencontrar y salvar a Edward Cullen de los desalmados y crueles Volturi, una familia vampira que tiene como plan destrozar la vida de los Cullen y dejar en ellos una huella marcada para la eternidad. Los Volturi quisieron matar a Bella, pero Edward se ofreció para que a Bella no le pasara nada.

Eclipse

Eclipse es la tercera novela de la serie. La trama gira en torno a dos temas, el conflicto sentimental por parte de Bella en relación con Edward Cullen y Jacob Black quien la pretende. Esto crea una confrontación entre ambos clanes; hecho que logra unir a licántropos y vampiros en una encarnizada lucha por su supervivencia. Al final se acuerdan detalles sobre la transformación de Bella a vampiro. Edward y Bella quedan en compromiso matrimonial.

Amanecer

Amanecer (en inglés: Breaking Dawn) es el cuarto y último libro de la serie. Es también el libro más extenso de la serie y está divido en tres partes. En la primera parte, narra la vida de Bella y Edward en su etapa de compromiso, su matrimonio, luna de miel y culmina con el embarazo de Bella. La segunda parte del libro es narrada desde la perspectiva de Jacob Black; esta segunda parte describe el conflicto que causa el embarazo de Bella dentro del clan licántropo, lo que culmina en la separación de Jacob Black formando así su propia manada, termina con el nacimiento de la híbrida humano-vampiro Renesmee, hija de Bella y Edward Cullen y con la imprimacion a ella por parte de Jacob. La tercera parte de la novela vuelve a ser narrada desde el punto de vista de Bella Swan, se describe la nueva vida de Bella como vampiresa, el conflicto final se desata por la revelación de la hija de Bella y Edward al resto del mundo vampírico; hecho que desencadena una serie de acciones que culminan con la confrontación de dos grandes grupos de vampiros: los Cullen y los Volturi, conflicto que Bella resuelve con sus sorprendentes habilidades.

¿Qué tiene esta saga literaria y cinematográfica para atraer a público de todas las edades y que haya resultado ser un estrepitoso éxito a nivel mundial?

Dicen que soñar es una actividad más propia de mujeres que de hombres pero la ilusión es simplemente una cualidad, una virtud humana. En un mundo en el que los principios, las tradiciones, los valores y la educación se han quedado al margen para ser sustituidos por un mundo de cartón piedra en el que lo importante es vivir al día salga el sol por donde salga, es normal que esta saga “Crepúsculo” nos transmita algo que hace bastante tiempo que perdimos. En primer lugar, un romanticismo que parece excesivo y exagerado hasta para quien le gusta, para quien comparte esa forma de entender la vida y de amar. ¿Dónde quedó en la realidad esa idea romántica del amor? ¿Dónde está la paciencia y dónde pararse a pensar que lo realmente bueno está aún por llegar en un mundo en el que todo va a la velocidad de la luz? ¿Dónde encontramos una demostración de amor sincera y no perecedera si no damos tiempo al tiempo, si no disfrutamos previamente de todo lo bonito que la vida nos ofrece? ¿Dónde están las ideas claras, la lucha del ser humano por alguien a quien ama? ¿Dónde está la espera a que uno mismo y la otra persona puedan dar lo mejor de sí el uno al otro? Libertad, libertad y libertad, eso es lo que tenemos en el mundo de hoy, hasta aquí es donde hemos llegado, parece que nuestras manos no tienen cadenas, que hacer lo que es nuestra voluntad en cada momento es un logro, que un “aquí te pillo, aquí te mato” es satisfactorio.. Lamento decir que en pleno siglo XXI, con tanta libertad no somos ni la tercera parte de felices que lo eran las gentes de siglos pasados con vidas mucho más cortas, sí, pero a la vez con vidas en las que los pequeños detalles, las pequeñas atenciones del día a día lo significaban todo. Es irónico que dispongamos de más tiempo (mayor esperanza de vida) y que a la vez, nos pasemos corriendo todo el tiempo de que disponemos. La esencia de la vida no está en correr sino en saber disfrutar y en saber buscar el momento adecuado. La impaciencia, lo precoz sólo genera una amargura imposible de subsanar. Que un hombre o una mujer actúe en pro de sus propias creencias y tradiciones no es sinónimo de ser retrógrados, ni de estar desfasados.. tristemente a lo que hemos llegado hace que ser así, que vivir así sea una excepción y ¿por qué no? una gran virtud digna de valoración y no de burla. ¿Acaso no se dan cuenta de que contamos con generaciones de adolescentes que con diecisiete años no saben qué hacer con sus vidas porque lo han vivido todo, absolutamente todo? ¿Piensan que son felices? Jóvenes vacíos, superficiales, que piensan en vivir el momento y mañana ya se verá… ¿de verdad que no ven lo que esta sucesión de películas puede hacerles ver? Es la antítesis a la realidad que vivimos. Muestra criaturas capaces de dar su vida por el otro, muestra lazos fuertes, valentía y esfuerzo para lograr objetivos en la existencia. Tras ciertos sufrimientos sobreviene una felicidad que llena, que hace que el paso por este mundo merezca más y más la pena.

¿Qué me dicen de la igualdad? La igualdad que hemos conseguido es que un hombre ya no se atreva a abrirnos la puerta y dejarnos pasar primero, ya no retiran la silla para que nos sentemos.. ¡Esa es la gran protesta de la mujer y se sentirá orgullosa! Sobre todo cuando hemos conseguido eso pero aún no tenemos sueldos iguales en muchas empresas y la mujer sigue trabajando dentro y fuera de casa, en muchos casos, sin ayuda de ellos. Señoras y señores, hemos salido perdiendo en todo y nos creemos que el siglo XXI es fantástico. Qué equivocada está la mujer en cuanto a la igualdad. Lo cortés no quita a lo valiente. Que un hombre sea educado, que mantenga cierta galantería, que se esfuerce en conquistar a una dama es, a día de hoy, un triunfo y lo es por culpa de las féminas que han confundido la libertad con la caza apresurada de unos pantalones haciendo que el hombre no tenga ninguna función real en esta sociedad, más que la reproductiva y ni esa siquiera es imprescindible dados los avances de la Ciencia. ¡Qué mundo tan maravilloso, eh! ¿Aún siguen pensando por qué el perfil de Edward Cullen atrae, gusta y apasiona a mujeres de todas las edades? La respuesta es sencilla. Él representa al hombre que todas quisiéramos, un hombre que sabe lo que quiere y que está pendiente y alerta en todo momento para que el amor de su vida le merezca. Y no es algo temporal. No es una actitud hacia ella que dure dos días para llevarla a la cama y ya, sino que supone mucho más, cada día cuenta y así es como ese amor se mantiene en el tiempo. Edward representa el amor y el respeto hacia una mujer que lo es todo para él. Cada reacción, cada palabra es un regalo para ella porque sabe estar a la altura de las circunstancias. El miedo o la inseguridad no le hacen retroceder porque sabe lo que quiere y está dispuesto a todo.

¿Por qué Jacob tiene la misma clase de éxito frente a las incondicionales fans? Porque es un hombre seguro de sí mismo, que no se rinde, que está ahí cuando ella le necesita aunque sepa que ella no le ama como a Edward. Él representa el ideal de amigo fiel ante las adversidades, incondicional y franco.

No debería inclinarme para uno u otra personaje pero lo voy a hacer si me lo permiten. Para mí Jacob es “lo más”. Desde mi punto de vista él encierra todo cuanto un hombre puede ser y teniendo en esencia naturaleza humana, tiene mucho más mérito para mí que Edward. Puede que sea porque todas las desgracias que pasa Bella desde la primera película son responsabilidad del vampiro y no del lobo. Jacob ha sido el personaje que ha apoyado a Bella incondicionalmente, sólo ha estado ahí para sacarles de apuros pero nunca ha sido causante voluntario o no de los males de ella.

Destaco como cita cumbre para mí de la última película “Amanecer. Parte I.” el comentario que hace Bella cuando va del brazo de su padre camino del altar:

Bella: ..Sólo no dejes que me caiga, papá.

Padre: Jamás.  

Sería genial para completar este post que mis seguidores opinaran sobre qué les atrae personalmente de los personajes de “Crepúsculo”, ¿qué les hizo enamorarse de los libros de Stephenie Meyer y de las películas? ¿creen que tiene su lógica que a día de hoy este fenómeno sea un éxito para tantas y tantas personas o simplemente piensan que ha sido una moda como otra cualquiera y ya?

COMENTEN, OPINEN, VOTEN… ¡Muchas gracias!

Tema perteneciente a la BSO de “Amanecer. Parte I.”. “It will rain” de Bruno Mars. Precioso.

¿¿Vamos a por la quinta entrega?? 🙂 Tenemos una cita con Jacob y Renesmee..

ESTRENO: 16 de noviembre de 2012

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Cine y Literatura. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Ciclo Palomitas VIII: Ídolos de masas, ¿solo para adolescentes?

  1. José dijo:

    Es curioso. Una saga vampírica que muestra la luz y no las tinieblas. No es mi estilo pero reconozco que tiene aspectos muy positivos a valorar a día de hoy. Saludos y gracias por este blog.

  2. Margari dijo:

    Hola!
    Como bien da a entender la idea del post, en el camino de la evolución del mundo nos estamos dejando muchos detalles olvidados que merece la pena mantener. No todo en esta vida es mejorable. Esta saga de películas nos hace consciente de la importancia de los detalles, del sentimiento de pertenencia a un grupo, familia o persona, de la fidelidad y del sacrificio. El ser humano en la actualidad no está lleno, no se ve satisfecho y en parte es porque no nos atamos a nada, no luchamos por lo que verdaderamente importa, sólo pensamos en nosotros mismos sin ver más allá. El mundo, dicen, es para los valientes y en esta película eso se refleja perfectamente, sobre todo en el personaje de Bella Swan.
    Saludos y gracias por compartir estos comentarios con la gente del ciberespacio! 🙂

  3. ELENA dijo:

    Gracias Gema por este post, espero poder compartir contigo también la última entrega de la saga.

  4. Myself dijo:

    Llama la atención que en los tiempos que corren, aún existan autores, en este caso autoras queescriban novelas con un fondo que va mucho más allá de la historia de amor entre un vampiro y una humana. Al ser proyectadas en la gran pantalla capta la atención de un mayor número de personas, muchas de las cuales se han leído los libros, y otra parte que se puede deducir, no lo ha hecho. Lo que me gusta y quizás me llama la atención, es el fondo, lo que transmite la saga en sí y que se describe muy bien en este blog. Eso es lo valores, hoy en día obsoletos, de lo que debe ser la relación entre un chico y una chica, de la importancia del respeto, del amor de verdad, entre otros muchos detalles. Me gusta la mentalidad tradicional de Edward, en ese sentido. Y por supuesto me encanta Jacob, por representar una persona que sabe lo que quiere, ser un hombre seguro de si mismo y respetar y querer a Bella, aún sabiendo que no puede tenerla. Creo que es una película de la que se puede aprender mucho. Felicidades por el blog. Me apunto, para ver la segunda parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s