Ciclo Chocolat XXI: Nuestr@s ídolos en el cine de los 70 y 80

  • Michael J. Fox, en “Regreso al futuro” (Robert Zemeckis, 1985).

11

Este caballerete, el Sr. Fox, interpretaba el papel de Marty McFly y la trilogía que protagonizó marcó el bagaje cinematográfico de la generación Nintendo. Se hizo un hueco en el corazón de los amantes del cine con una comedia juvenil sobre viajes en el tiempo que sentaría precedentes. Este chiquillo simulaba en la película, en esta primera parte, tener 17 añitos cuando en realidad tenía 24. Niños y adolescentes del momento soñaban con vivir las mismas aventuras que él y los carteles de la película colgaban de sus habitaciones como un tesoro intocable.

BSO “Regreso al futuro” – Alan Silvestri

  • John Travolta, en “Fiebre de sábado noche” (John Badham, 1977).

1

¿Quién no recuerda a este chicuelo tirillas y bastante chuleta con sus pantalones campana y sus botines moviéndose con un estilo único al ritmo de la música en medio de una pista de discoteca? Corría la década de los 70 cuando esto sucedía y no ha pasado un solo día que no venga ese recuerdo a la mente en gente de esa generación y en gente que no pertenecía a ella… Yo me incluyo, y la vi en cuanto pude para caer en la cuenta de que saber bailar no es, en exclusiva, cosa de formación sino de gusto y de ritmo en vena. Muchos hombrecitos de la época querían ser como Tony Manero (John Travolta) e imitarle para poder presumir y acaparar más compañías femeninas. Bailar bien era el sueño del momento…

How deep is your love – Bee Gees

  • Patrick Swayze, en “Dirty Dancing” (Emile Ardolino, 1987).

7

Como hubo un ídolo de baile en los 70, no podía faltar uno que lo fuera en los 80 y así ocurrió. Tocó el turno a un nuevo personaje con capacidades más que sobresalientes para el baile y este fue Johnny Castle (Patrick Swayze). Las cualidades físicas de uno y otro nada tenían que ver. Cada cual con su aspecto logró captar a una parte de público que deseaba imitarles y a otra, que simplemente les deseaba. Johnny Castle contaba a su amada Baby en la película que las mujeres le llenaban los bolsillos de diamantes y de llaves de habitación y eso debió ser un motivo de peso para que él se convirtiera en un ejemplo a seguir por el espectador masculino y en la ilusión del amante perfecto para el espectador femenino. El chico tenía encanto y encantos, para qué engañarnos. Es trágico y triste el hecho de que este actor ya no esté con nosotros :(.

The time of my life – Bill Medley y Jennifer Warnes

  • Tom Cruise, en “Top gun” (Tony Scott, 1986).

2

Este jovenzuelo no podía faltar en este post pues causó sensación en este proyecto y en otros tantos en esos momentos pero lo maravilloso es que aún lo sigue haciendo. Él es Maverick (Tom Cruise) y lo suyo eran los transportes… tan pronto se subía en una moto Kawasaki GPZ900R cara al viento como pilotaba un Caza, concretamente un Grumman F-14 Tomcat de la Armada de los Estados Unidos. Tenía el mismo éxito en el aire que en tierra, pues en el suelo no sólo conducía la moto de maravilla sino que tenía un talento innato para llevar al huerto a su superior. De ahí que se convirtiera en un ídolo para todos los públicos además de un símbolo sexual para las mujeres.

You’ve lost that loving feeling – Righteous Brothers 

  • Jennifer Grey, en “Dirty Dancing” (Emile Ardolino, 1987).

8

Ella interpretaba a Frances, más conocida como “Baby”. Se convirtió con el estreno de la película en la mujer más envidiada del momento por su relación cinematográfica con el bailarín de dudosa reputación Johnny Castle. Ambos hacían una espléndida pareja de baile. Sus movimientos han sido mil veces imitados pero lo que es cierto es que fueron únicos y marcaron una generación. Sus trabajos posteriores han sido poco significativos pero una única película sirvió para que su nombre y su personaje no cayera jamás en el olvido.

Hungry eyes – Eric Carmen

  • Jennifer Beals, en “Flashdance” (Adrian Lyne, 1983).

5

Esta actriz de color, sagitario, y con carita de no haber roto nunca un plato se convirtió en un imán de masas de espectadores que se dejaron llevar por sus movimientos, por su ritmo y por su música. En España, el papel de esta chica llamada Alex Owens estaba a años-luz de poder plasmar la sociedad de la época e incluso de la actual aquí. Se trataba de una chica de dieciocho años que vivía completamente sola (salvo por su perro) en un local a las afueras en Pittsburgh (Pensilvania). Era pluriempleada: por el día trabajaba en una industria de acero y por la noche en el espectáculo de un bar. Su talento e ilusión era bailar y lo logra, con un poco de ayuda de su amado, un hombre que es su jefe y que le dobla la edad. Vamos, no me dirán que la vida de la protagonista es de lo más frecuente. Es incluso rebuscada. En USA igual tenía un pase de normalidad pero en España… sinceramente da un poco de pena siendo tan joven. No teníamos conciencia de tanta independencia.

6

What a feeling – Irene Cara

Lady, lady, lady – Joe Esposito

  • Kelly McGillis, en “Top gun” (Tony Scott, 1986).

3

Esta atractiva rubia fue la instructora de vuelo más famosa de la historia del cine. Su nombre era Charlotte o “Charlie” Blackwood. Antes del rodaje se pretendía que fuera un miembro de la Armada de los EEUU de América pero los militares se opusieron a que un oficial mantuviese una relación amorosa con otro miembro de la Armada y además de rango inferior. La escena en la que ella conduce con temeridad su descapotable, un Porsche 356 A Speedster, persiguiendo a su joven amado que va en la moto… ¡Es inolvidable! 😉 En ella se concentraron las expectativas laborales de muchas jovencitas, en un estilo de vida a imitar. Para ellos el hecho de que ella desempeñara un puesto superior al de él y fuera mayor se traducía en deseo y morbo en ellos, así que también Kelly se convirtió en un ídolo de la época.

Take my breath away – Berlin

  • Bo Derek, en “10, la mujer perfecta” (Blake Edwards, 1979).

9

Esta semidiosa del Olimpo era Jenny Hanley y fue a finales de los 70 el centro de todas las miradas, realidad que no precisa de explicación. Fue un símbolo sexual que decoró muchas paredes. Las trencitas se popularizaron entre las jóvenes con cierta ingenuidad pues creían que eso les acercaba a parecerse un poco más a ella. La película no tiene nada del otro mundo salvo su lucimiento. La playa era realmente extensa cuando ella corría y el moscardón babeante estaba ahí acechando, como no podía ser de otra manera. Me recuerda un poco a la cinta “La mujer de rojo”, de 1984… Desde luego, ninguna es para tirar cohetes.

BSO “10, la mujer perfecta” (instrumental) – Henry Mancini

Y esto es todo por hoy… La selección es muy limitada pero destacable. Queridos lectores, ¿por qué no añaden más ídolos? Seguro que falta ese hombre o esa mujer que daba respuesta a sus ilusiones y fantasías en la gran pantalla. Anímense a contarnos quién era él o ella, ¡adelante! 🙂

Muchas gracias.

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Cine y opinión, Introducción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s