Ciclo Chocolat XXXI: Una crítica personal “de película”: ‘The Equalizer (El Protector)’ (Antoine Fuqua, 2014).

Diapositiva1“Los dos días más importantes de tu vida son el día en que naciste,

y el día en que descubres para qué”

(Mark Twain)

Quizás esta sea de una de las críticas más difíciles que he tenido entre manos… compleja porque he leído mucho sobre esta película y al verla, sólo me surge una profunda y rabiosa discrepancia hacia las opiniones de otras personas que no han dado a este trabajo el valor que una humilde servidora considera oportuno. Puede que sea el género de acción que me atrapa, puede que se trate de la peculiar y brillante manera de hacer justicia que se mastica durante toda la trama… a lo mejor la responsabilidad recae sobre Denzel Washington y un papel que le va como anillo al dedo; posiblemente tenga algo que ver que un ser humano aparentemente corriente dedique su vida a combatir altruístamente el mal porque considera que esa es su misión y no es algo frecuente en el mundo en que vivimos…

El Sr. Fuqua (‘Training Day’, “Lágrimas del Sol”, “El Rey Arturo”) nos deleita con un alegato a la justicia con mayúsculas y su elección para encabezarlo no tiene desperdicio pues ya en otras películas el Sr. Washington (“El fuego de la venganza”, “Deja Vu”, “John Q”) nos ha mostrado sus grandes virtudes como ángel de la guarda de otros semejantes. Un guión magnífico, con gran carga filosófica y sensibilidad teñida de sangre derramada que nadie echaría en falta, da forma a una cinta que llena e invita sin rodeos a replantearnos qué estamos haciendo mal en realidad, por qué permitimos tanto mal cuando hay múltiples maneras de erradicarlo. Nos demuestra cómo el mal no genera mal como se nos quiere hacer creer, sino que la justicia cuando es auténtica, salva al mundo de la corrupción, de la ambición, de la esclavitud y de la amoralidad. Y lo mejor es que con un único hombre cualificado nos basta para lograrlo. Él no precisa de ayuda.

Diapositiva1Sí, damas y caballeros, la película es comercial, un ejemplo de cine absolutamente norteamericano, una utopía no creíble para muchos cinéfilos y, sin embargo, no hay duda de que es cine de categoría. Mil y un detalles que quedan grabados en memoria y retinas lo avalan. El bien, encarnado por el personaje Robert McCall (D. Washington), se enfrenta al mal más dañino, Teddy (Marton Csokas) y la nota dulce y femenina corre a cuenta de la prostituta Teri (Chloë Grace Moretz). Entre los tres cimientan los pilares de esta cinta que no sabe pasar inadvertida. Todo el conjunto, con una duración de 128 minutos, resulta delicioso. El espectador sale de la sala con buen sabor de boca aún cuando sus expectativas fueran otras si es que las tenía.

Destaco, como característica identificativa de este trabajo, esos movimientos de los personajes a cámara lenta en momentos muy sobresalientes de la película y con la banda sonora, compuesta por Harry Gregson-Williams, de fondo acompañando la acción. Confieso que el lucimiento del Sr. Washington es absoluto, tanto a nivel físico como humano. No hay ninguna duda de que él se moja y sabe hacerlo (¡y de qué manera!). Su personaje nos muestra a un hombre paciente, preciso, minucioso, fuerte, sensible, justo, concienzudo, seguro de sí mismo… y letal. El protagonista nos abre los ojos con sus maneras demostrándonos que las emociones no significan debilidad sino responsabilidad y deber siempre que sean canalizadas de una manera positiva y sana. Se nos hace también evidente que un hombre no tiene que ir disfrazado de superhéroe para repartir justicia y que el mal no se elimina incidiendo en la cola de una serpiente sino acabando con su cabeza. ¿A alguien le pierden los caballeros andantes? Confieso que a mí sí. Marca registrada ya en este blog, supongo.

Recomiendo a tod@s mis lectores ir a ver ‘The Equalizer’ al cine, calificándola con un merecidísimo 8,5/10.

Muchas gracias por su atención.

Gema Mª Gómez del Barco – De la mano del Séptimo Arte

Diapositiva1entrada*****

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Cine y opinión, Introducción, La película a tratar hoy es.... Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s