Ciclo Chocolat XXXVII: Una crítica personal “de película”: “Cincuenta sombras de Grey” (Sam Taylor-Johnson, 2015)

Diapositiva1Es complicado, así en frío, enfrentarse a una crítica de cine que parece suscitar gran variedad de opiniones y perspectivas desde enfoques diversos, más allá de una pura visión cinéfila. Da lugar a la polémica, y no me queda más que, como siempre, plasmar con sinceridad lo que pienso de este trabajo. Confieso que no he leído ninguno de los libros de la trilogía y, desde luego, me alegro de haber disfrutado de una adaptación para la pantalla grande con sus sorpresas y detalles, sin haber perdido parte de mi tiempo leyendo quinientas cuarenta y cuatro páginas, para las cuales, no veo argumento de interés suficiente, y que me perdonen los lectores, pero así lo siento. En 124 minutos ha dado más que de sobra para focalizar un tema que no da más de sí. En general, lo leído sobre esta cinta, va en la línea de pobre, infame y bodrio. No estoy de acuerdo en proyectar mi opinión en una descripción tan negativa más que nada porque no la considero así. Como película no es tan mala como la pintan y la historia en sí no es tan amoral ni tan pervertida como pretenden venderla algunos críticos y algunas mujeres inclinadas al feminismo más extremo. Creo que hay que saber discernir y no sacar cosas fuera de contexto o tres pies al gato, como se suele decir. La autora del libro, Erika Leonard James, independientemente de la calidad de su escrito, que por lo que sé, deja bastante que desear, ha sido entrevistada por diferentes medios de prensa y ha dicho que su novela tiene erotismo pero ante todo es romántica, o eso es lo que pretendía transmitir. Me parece que su respuesta es cierta. Cuando una servidora visionaba la pantalla, todas y cada una de las escenas, escuchaba las conversaciones, analizaba las actitudes de los personajes, y la trama iba sucediéndose, en ningún momento, en ninguno, se me pasaron por la cabeza conceptos como pornografía, servilismo, violencia de género, prostitución o cualquier otra palabra de esta índole que ensuciara y perturbara la sinopsis de “Cincuenta sombras de Grey”, y que conste que ni la escritora ni la dirección de la película me han pagado por expresar esto. Simplemente, a mi modo de ver, no hay lugar para ese tipo de argumentos trasnochados. Creo, y espero que así sea, que algunas de las cosas que el presente siglo nos ha otorgado es la posibilidad de abrir nuestras mentes, ampliar nuestras miras y contar con suficiente criterio para distinguir aquello que moralmente nos incomoda o no llevaríamos a la práctica (desde una óptica personal) y aquello que es “universalmente” censurable, degradante y de todas, todas, intolerable por la sociedad, incluso con la opción de que fuera un delito, penado por ley. Ya les digo yo, y créanme, que este último no es el caso. Para aquellas personas que les parece “muy light”, que haberlas haylas, diría que ni un extremo ni otro. Si realmente deseaban más carga erótica, de seguro en una sala X les ofrecerán eso que buscan. Esta película marca perfectamente un claro límite entre el erotismo elegante y el porno duro.

2Desde un punto de vista cinematográfico, la película es lenta pero no se hace aburrida. El guión no es una maravilla pero es simple y directo, puramente correcto. El lenguaje corporal y las miradas son la clave y eso está logrado. En cuanto al reparto… me han gustado ambos protagonistas, se les ve cómodos cada cual en su papel. Solo espero que no se les encasille. La actriz Dakota Johnson (Anastasia Steele), aunque novata, demuestra valer para el cine, serán los genes… Supongo que sabrán que es hija de Melanie Griffith y Don Johnson. Haberla elegido para este papel ha sido una buena idea pues transmite una inocencia atractiva y convincente pero a la par, se ve cómo a medida que la trama progresa, ella va tomando las riendas y esa ingenuidad se va volviendo cada vez más madura y elaborada. En cuanto a él, Jamie Dornan (Christian Grey), es totalmente inexpresivo, sin embargo, quiero pensar que es ese Grey “sombrío” al que tiene que interpretar, el que le marca ese no saber qué está pensando, ese para cuándo una sonrisa… Si es así, como anhelo creer, lo borda. El espectador sabe para sus adentros que Grey siente y padece, que es un alivio, dicho sea de paso. Es evidente que hay una química sensacional en la pareja protagonista pero ese tabique que Grey construye con las mujeres (no me pregunten por qué), se hace muy patente, y se puede intuir el dolor que eso genera en la joven y la distancia de no se sabe qué que esa realidad provoca entre ambos. Él resulta irresistible aún así; entendemos perfectamente la atracción que este hombre genera en ella, y hasta ahí no tengo queja alguna. Desde una perspectiva muy personal e instransferible, les diré que la parte romántica de Grey, que la tiene, aunque no lo reconozca, es lo que hace que la cara oscura de su persona se justifique de alguna manera y resulte muy interesante como ejemplar de par cromosómico XY. De no ser por esa faceta suya, sería imposible que ella se enamorara de él. No les voy a engañar, posiblemente sus maneras y su posición (debidamente complementada con traje y corbata) ayude a que esa visión sea más golosa aún… pero ese te recojo/te llevo a casa, ese soy incapaz de dejarte… son detalles que como mujer valoro y no me gustaría que se confundieran con ansia de posesión por parte de él ante los espectadores. Él se preocupa por el bienestar y la seguridad de ella con detalles que se muestran a lo largo la cinta. Simplemente, lo cortés no quita lo valiente, y se comporta como un caballero sin posible confusión con un “dominatrix” en muchos momentos y sin haber necesidad de ello. En alguna parte, en el mundo real, hay hombres con esta virtud, prácticamente extinguida a día de hoy.

Una vez que el punto de vista cinematográfico ha quedado brevemente mencionado, quisiera, si me lo permiten, pasar a otro ámbito que suscita, irremediablemente, esta película. Me fijé en los espectadores de la sala. La mayor parte adultos; había mujeres, pero no en la medida que yo esperaba respecto a hombres. Me llamó mucho la atención la fila de chicos adolescentes, todos varones. Respeto la libertad ante todo pero ni la novela ni la cinta están pensadas para ese perfil de lector/espectador. Intuyo (llámenme loca) que la autora no desplegó su imaginación femenina dirigiéndose a pequeños sacos de hormonas que no ven más allá de lo puramente físico… y les digo más, espero que en verdad ellos se centraran en esa parte anatómica en exclusiva, y que sus mentes, aún en desarrollo, no confundieran la ciencia ficción con la realidad. Me preocupa que la idea de esta cinta se trastoque negativamente y la mujer quede como un objeto al que se puede “sacudir” sin consentimiento por parte de ella. Eso sería muy grave. No es una película para menores de dieciocho años, y ahí lo dejo caer porque es la realidad.

La trama de “Cincuenta sombras de Grey” tiene sexo, sí. Es algo innegable. ¿Qué es lo que hace que la relación de Christian y Anastasia sea algo peculiar pero no punible? Que en todo momento ella está informada y conforme, simple y llanamente. Ahí acaba todo. Que ustedes, señoras, piensan que no inciarían una relación con un hombre, en ciertas condiciones, como las que se reflejan, es aceptable y respetable al máximo, pero tengamos en cuenta que lo que los dos protagonistas hacen y cómo lo hacen es fruto de la voluntad de ambos. Existe un juego y hay unas normas y los participantes juegan, sin compromiso ni coacción. Hay libertad para decir sí y, en el mismo grado, para decir no y no hay nada más allá. Se ponen sobre la mesa las prioridades de cada uno. El dolor que ella padece (tanto físico como sentimental) se lo busca ella, al igual que el placer que experimenta. Que quede muy claro, y así se insiste en la película, que él avisa y advierte, y ella accede. Por supuesto que se juega con dominio y sumisión pero ella consiente. ¿Infamia? ¿Para quién?

Para finiquitar esta humilde crítica, comunicarles que califico esta polémica, “decorosa” y exitosa película con un merecido 5/10. Me ha parecido original y la publicidad previa magnífica para atraer a las masas. En lo que respecta a su banda sonora, el compositor Danny Elfman no lo hace nada mal y la selección de temas sueltos (de Beyoncé, The Weeknd, Ellie Goulding, Sia, Bruce Sprinsteen, The Rolling Stones, Annie Lennox, Frank Sinatra…) es de lujo.

Quisiera poder ver la trilogía al completo en el cine pues el final de esta promete y me da que ella va a ser la que termine cogiendo la sartén por el mango…

… y esto es todo, muchas gracias por su atención y seguimiento :).

Gema Mª Gómez del Barco (De la mano del Séptimo Arte)

1THE*****END

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Cine y opinión, Introducción, La película a tratar hoy es..., Polémica. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Ciclo Chocolat XXXVII: Una crítica personal “de película”: “Cincuenta sombras de Grey” (Sam Taylor-Johnson, 2015)

  1. Ripley8 dijo:

    Me ha gustado tu crítica. Estoy cansada de leer por todas partes criticas de personas que la ponen fatal de buenas a primeras. No he ido a verla, pero por una parte es deducible que una película que ha levantado tanta expectación, pueda llegar a decepcionar a algunas personas, que no se lo que esperaban ver en la sala. Como bien dices, hay gente que debería ir a un cine X, porque parece que buscan solo eso.

    En todo caso, esta semana iré a verla y escribiré mi crítica también en mi blog ^^

    Un saludo!!

  2. Marta dijo:

    Que sea consentido no significa que sea bueno ni moralmente aceptable, para la mujer que lo consiente, ni para él, ni para la sociedad…

    Así como un gran porcentaje de mujeres maltratadas por sus parejas siguen con ellos después de ser agredidas y muchas de ellas llegan a estar ingresadas en hospitales, y consienten que se las trate así, es algo inmoral. Y que te sustentes en ese razonamiento para estar de acuerdo con ese tema, es bastante preocupante…

    Afortunadamente, desde hace años el maltrato, incluso consentido, en una relación de pareja está considerado delito. Antes no. Qué cosas… y ambos tratamientos en la mujer son igual de consentidos en una relación de pareja…

    Si hablásemos de que Grey le pega una bofetada cuando le da la gana, o puñetazos, y ella acabara en el hospital, y consintiera una y otra vez en que le pegara diciendo (como muuuchas mujeres hoy en día dicen disculpando a sus parejas): “Bueno, es que me ama..” estoy segura de que tu crítica habría sido muy distinta.

    Repito: que sea consentido no significa que sea bueno, ni moralmente aceptable. Si en vez de sadomasoquismo hablásemos de puñetazos y bofetadas, consentidas,no te atreverías a decir que es bueno y libre, y que no pasa nada.

    En el amor sano no entra la violencia.

    • gema82 dijo:

      Bueno, Marta… Hola. He estado a punto de borrar lo que has escrito pero prefiero aclararlo. Realmente esperaba que alguien comentara con una respuesta como la tuya. No puedo decir otra cosa que lamento que no hayas entendido en absoluto mi punto de vista y me encantaría que volvieras a leer la crítica. ¿En qué momento he escrito que sea moral o que esté de acuerdo con ese tipo de prácticas desde una óptica personal? Es ciencia ficción. Lo que sí es preocupante es que compares el tema de la película con el maltrato de la mujer, que ni es legal ni es consentido, por mucho que algunas mujeres lo justifiquen diciendo que eso es amor. Perdona, pero eso es un concepto distorsionado de la mujer sobre el amor en casos concretos y en esta película no se percibe nada semejante. De hecho, él acepta el sí y el no por parte de ella. En ningún momento la obliga a nada, y muy lejos está, tal como es el carácter de la chica, de terminar en un hospital. No hay similitud posible, todo sea que te empeñes en no hacer claras distinciones. ¿Crees que justificaría el argumento de películas como “No estás sola, Sara”, “Te doy mis ojos” o “Nunca más”? Jamás, y lamentó que mi escrito te haya inducido a pensar que soy un monstruo. Qué equivocada estás… Un saludo.

  3. LadyAlcott dijo:

    Hola. Antes de nada, felicidades por esta última crítica, gema82, y por el blog. Me lo paso estupendamente leyéndote. Es hora ya de que se aclaren las cosas sobre 50 sombras de Grey y el revuelo desmesurado que ha causado. No veo normal que haya gente que confunda churras con merinas. Con sinceridad, el comentario de Marta, con todo mi respeto, me da bastante miedo. Yo he visto la película tras haberme leído los libros y, como obra romántico-erótica y ficticia, me resulta entretenida, sin más halago que comentar. Gracias por amenizar mis domingos con tus escritos. Saludos.

  4. Mr_Allen dijo:

    Buenos días. He leído su crítica, gema82. No tengo mucho que decir, salvo que muchas cabezas deberían dejarse únicamente para peinar porque no hay solución a esta obcecación por pretender sacar las cosas de quicio sin motivo. No me he leído los libros porque no considero que esa temática vaya conmigo pero sí que fui con mi señora a ver la película, empujados por la curiosidad. No me gustó mucho; estoy de acuerdo con la calificación que le da. Por otra parte, sí estoy de acuerdo con el enfoque. No hay nada por lo que echarse las manos a la cabeza y poner el grito en el cielo. Lo hablé con mi señora y ninguno entendíamos por qué hay personas que se han empeñado en desprestigiar este trabajo de malas maneras. Parte del mundo debería hacérselo mirar. Muchas gracias. Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s