Ciclo Chocolat XLI: Una crítica personal “de película”: “El juez” (David Dobkin, 2014)

EJ“El juez” es una película estrenada el pasado mes de octubre de 2014 en las salas de cine. He tenido la oportunidad de verla hoy. Nunca es tarde si la dicha es buena, y en este caso, así es. La dicha ha sido maravillosa. Esperaba 136 minutos de algo en esta ocasión. Han resultado ser 136 minutos de todo. El filme es la formidable combinación entre lo que acontece fuera de un juzgado y lo que se cuece dentro de él. Que de qué va… pues Hank Palmer (Robert Downey Jr.), un importante abogado, regresa a su hogar tras la muerte de su madre. Se entera entonces de que su padre (Robert Duvall), que es el juez del pueblo y de quien está distanciado, es sospechoso de haber cometido un delito. Su decisión de investigar el caso lo lleva poco a poco a restablecer con los suyos una relación que estaba bastante perjudicada. El espectador se topa con lo que un hombre, un letrado, tiene entre manos en su vida familiar y en su vida en los tribunales, existiendo una relación directa entre ambos ámbitos. Por este trabajo, Robert Duvall fue nominado a una estatuilla dorada y a un Globo de Oro como mejor actor de reparto. Robert Downey Jr., sin embargo, no fue reconocido de ninguna manera. A mis ojos, la calidad de su interpretación es innegable. Transmite no solo emoción sino naturalidad y compromiso con lo que hace. Se le ve seguro de sí mismo, convencido de su personaje. La trama engancha y el entramado de sentimientos paterno filiales ofrece a la película esa humanidad que llega al corazón. La relación entre Hank (abogado) y su padre (juez) centra toda la atención; cómo su relación aunque es de amor desde un principio (por mucho que lo disfrazaran) se va evidenciando, y cómo al final, ambos logran del otro lo que llevaban media vida reclamándose. Hay instantes en los que el director ha querido plasmar la senectud y algunos de sus efectos (desagradables la mayor parte) con la figura del veterano Robert Duvall, que aunque no ha dejado el ejercicio del cine (afortunadamente) goza de una edad a la cual los papeles como este resultan convincentes y adecuados. Creo que es un excelente actor que ha sabido adaptarse al paso del tiempo escogiendo personajes para los que encaja como un guante. Resulta curioso que diga que tiene setenta y dos años en este filme, cuando en realidad tiene 84. Me parece estupendo por él, que puede permitírselo. Esos instantes de desvaríos, de pasar mala noche, de hacerse sus propias necesidades encima… Quienes tienen abuelos lo saben y quienes tienen a sus padres ya mayores también. Dobkin se ha esmerado en hacer que la relación de Hank y su progenitor fuera lo más natural, humana y realista posible, dejando así a un lado la condición de profesionales de las leyes para dar paso al hombre puro, de carne y hueso, con sus limitaciones, sus inquietudes y su fecha de caducidad.

Confieso que se me han saltado las lágrimas durante la película y aún más al final. Eso no lo tenía planeado. No esperaba que una película que parece la típica de labores de abogacía se convertiera en algo insólito, en un espectáculo único de relaciones y lazos terrenales, de neuronas pero también de fuertes latidos. Si tuviera que explicarles por qué me gusta el personaje de Hank Palmer (Downey Jr.) les diría exactamente lo mismo que el personaje de Vera Farmiga, Samantha: “eres la persona más egoísta que conozco y a la vez la más generosa”. Así es, en un primer momento podía dar la impresión de ser frío y despreciable, pero resulta sin embargo, dos segundos después y durante los 136 minutos, tan inteligente como para comportarse con la gente admirablemente bien, con afecto, sin dejar en ningún  momento el cerebro al margen. Y ya que aparece el nombre de la actriz que pone la nota femenina importante en la película, añadir que para completar el reparto, el actor Billy Bob Thornton encarna al abogado fiscal del proceso judicial que se lleva a cabo. Su papel es breve. Otro nombre interesante que añadir a los créditos nunca está de más. Se halla a la altura de todo el conjunto.

Para terminar de “presumir” con este trabajo cinematográfico solo falta recurrir a averiguar cómo es su banda sonora… y dándoles el dato de que el compositor es el gran Thomas Newman, no hay nada escabroso que añadir. Es buena y correcta al igual que otros temas sueltos que la complementan, de calidad, como: ‘The Scientist’ (Willie Nelson), ‘Holocene’ (Bon Iver), ‘Long white Cadillac’ (Dwight Yoakam) o ‘Reason To Cry’ (Lucinda Williams), entre otros.

Sin excederme más en mis observaciones, me complace calificar “El juez” con un merecido 7,5/10, por salirse de lo trasnochado, por tocar una cara diferente de la moneda, por involucrar al espectador y por mostrarnos a un abogado de gran éxito, íntegro, que mantiene la ética y la moral muy por encima de sus honorarios.

Sin duda, el mejor trabajo hasta la fecha de David Dobkin (“De boda en boda”, “Los rebeldes de Shangai”, “El cambiazo”), en mi opinión.

…y esto es todo por hoy. To be continued…

Muchas gracias por su atención.

Gema Mª Gómez del Barco – De la mano del Séptimo Arte

rdvf*****

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Cine y opinión, La película a tratar hoy es.... Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s