Ciclo Chocolat XLIII: Una crítica personal “de película”: “El nuevo exótico Hotel Marigold” (John Madden, 2015)

1

Hoy nos enfrentamos a una comedia dramática cuya esencia está centrada en la senectud y en la manera en que cada cual desea vivirla. El director, John Madden (responsable de ‘Shakespeare in love’, “La mandolina del Capitán Corelli”, “La deuda”, etc.) nos propone una segunda entrega sobre una historia algo destartalada pero no por ello, menos sensible a la realidad existencial. Dicen que las segundas partes nunca fueron buenas. Quizás sea positivo entonces mentalizarse de este tópico para así toparse, inesperadamente, con una grata sorpresa, curiosa de ver.

¿De qué va? El sueño expansionista de Sonny le exige más tiempo del que dispone, teniendo en cuenta su inminente enlace con el amor de su vida, Sunaina. Sonny se interesa por un prometedor edificio ahora que su primera adquisición, “El Exótico Hotel Marigold”, solo dispone de una habitación libre, lo que plantea una dificultad de alojamiento para los recién llegados Guy (Gere) y Lavinia (Greig).

Valoro sobremanera el impresionante reparto, que se mantiene de la primera película, echando en falta, por supuesto, a Tom Wilkinson, cuyo personaje se quedó por el camino. Fue ley de vida. La gran novedad de “El nuevo exótico Hotel Marigold” es la presencia, siempre bienvenida, del actor Richard Gere. Es evidente que la voz cantante del entramado la llevan, en primer lugar, la actriz de matrícula Maggie Smith, cuyo personaje pone la nota sarcástico-cómica y la nota melancólica a la vez, y en segundo lugar y no menos importante, otra impresionante intérprete: Judi Dench, con una perspectiva más funcional de su última primavera. Ambas ofrecen las sólidas tablas en las que se sustenta este filme. Alrededor de ambos luceros, actúan: un magnífico y serio Bill Nighy, una Celia Imrie con muchas ganas de vivir el amor, una peculiar Penelope Wilton con cierta amargura pero deseos de algo mejor, un Ronald Pickup con amplios horizontes de conquista (o eso cree él), una Diana Hardcastle cuyo cuerpo se halla repartido pero su corazón no tanto, una bella Lillete Dubey a la que la vida ofrece una segunda oportunidad en el amor (¡y qué oportunidad!) y un David Strathairn (nueva adquisición) que sin duda, mejora con los años, cuyo papel es breve pero encantador. Incluyo su gran frase: “El mayor acto de generosidad es plantar árboles bajo cuya sombra no se sentará nunca” (se dirige al personaje de Maggie Smith).

Hasta aquí, el panorama de estrellas veteranas. En los papeles protagonistas nos encontramos con dos jóvenes actores: el apasionado y dicharachero Dev Patel (como Sonny)  y la hermosa Tena Desae (como Sunaina, su prometida), y bastante más secundario, el papel de Tamsin Greig, que tampoco pasa inadvertido. Puede que lo genial de este trabajo es que el reparto es inmenso pero ningún personaje sobra, todos, incluso aquellos cuyo nombre no es tan conocido, ponen su granito de arena.

2

Al margen del impresionante elenco, el gran baluarte de esta película es el guión, de Ol Parker. Pueden agudizar sus oídos y prestar atención ante las frases que se llegan a escuchar. Son de esas que dejan con la boca abierta porque, sin duda, la verdad, la auténtica verdad de la vida se halla contenida en ellas. Este filme es una reflexión en sí mismo, con sus dosis de cal y sus dosis de arena, con su inmensa luz y alguna sombra minimizada por el optimismo. Juventud y senectud, risa y lágrima, baile y quietud, éxito y fracaso, ilusión y decepción, valentía y temor… todo el caos que cualquier ser humano pueda experimentar se respira en este trabajo y al espectador le hace sentir bien, porque sí, estamos solos, vivimos solos y morimos solos, pero aún así compartimos nuestra naturaleza con nuestros semejantes, y comprender eso, rompe distancias con el mundo.

En mi opinión, el director ha sabido crear un gran juego humano, una nueva manera de combatir el ocaso de la vida, y resulta bonito porque sus personajes no se ven esperando a la parca sino disfrutando mientras llega. Chapó. Quizás haya quien diga que el panorama que se percibe no está adaptado a la realidad. La vejez es un drama en sí mismo y puede que el cine deba hacer lo necesario (como es el caso que nos ocupa) para desdramatizar la situación. Alabo que hayan recurrido a un país como la India y a una religión como la hindú para mostrar otra cultura diferente que se caracteriza sobre todo por su positivismo en los momentos desalentadores en este camino que llamamos vida. Lo malo es malo siempre pero evidenciar que lo es y cubrirlo con un velo negro es solo empeorarlo.

Sin más enredo, evalúo “El nuevo exótico Hotel Marigold” con un 8/10. Quizás les parezca una exageración esta calificación. No lo es (en mi opinión). Es, en efecto, el resultado de lo que me ha inspirado verla y de la superación total de las expectativas que pudiera tener previamente (si es que las tenía). La calidad del Séptimo Arte no se basa en exclusiva en labores de cámara sino también en la transmisión convincente de emociones, de humanidad y de sensibilidad ante importantes preocupaciones vitales y en esto lo borda.

Muchas gracias por su atención y seguimiento.

Gema Mª Gómez del Barco – De la mano del Séptimo Arte

3

“El mejor presente es el momento”
“Unas veces se gana y otras se aprende”

*****

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Introducción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s