Ciclo Chocolat XLVII: Una crítica personal “de película”: ‘Irrational man’ (Woody Allen, 2015)

Diapositiva1

Tras un verano de cine algo decadente… sin grandes éxitos que rememorar, regreso a este espacio para “promocionar” una película del genial y maravilloso Woody Allen… Confieso, aun sabiendo que cometo un delito como cinéfila empedernida, que los trabajos de este original y creativo cineasta y músico nunca me han convencido al 100%. En esta ocasión, no solo ‘Irrational man’ no ha llegado a convencerme sino que además me ha defraudado, pues aunque no me aburrí –habiendo estado justificado por el ritmo excesivamente lento y tantísimo mareo con el mismo tema– no me explico cómo se puede llegar a realizar un guión completo en base a un argumento tan frívolo y desalmado. Por suerte, aunque los locos, inteligentes y complejos ejemplares, como el personaje masculino principal encarnado por el actor Joaquin Phoenix, se hagan pasar por individuos normales razonándolo todo y sacando conclusiones tan personales como estrafalarias, el bien, al final, triunfa sobre el mal. La vida pone a cada cual donde corresponde y eso se respeta en la peculiar mente de Allen, por fortuna. La justicia parece tomar cabida en el trasfondo de este filme, la humana y la divina o existencial, funcionando cada cual de formas distintas. Diría que aun siendo una película extraña, se destaca la parte justa de la justicia: una cadena de acontecimientos que nos muestran cómo todo acto tiene su repercusión y consecuencia, y de alguna manera eso supone autocontrol y límites definidos de actuación. Es por ello, que el conjunto no resulta nada agradable. Es como si te olieras que algo no marcha bien desde el instante primero. Por otra parte, las pinceladas de Filosofía que se nos muestran quedan en agua de borrajas para, en manos de un catedrático que ha perdido la emoción de vivir, convertirse en auténticas patrañas que alguien escribió una vez. Nos topamos por tanto por un filósofo que ha perdido la fe en la materia que imparte y que ya solo sabe transmitir a sus estudiantes que nada de esos conocimientos sirven para el mundo real. La ética y la moral humanas quedan reducidas a cenizas en manos de una mente deprimida y reprimida que ve la luz en algo que no le conviene (ni a él ni a nadie).  

En cuanto al reparto… bien escogido… Tanto Phoenix como Stone forman una pareja nada singular pero que irradia naturalidad. Se les ve muy bien juntos hasta cierto momento en el que se constata que no hay amor, ni siquiera cariño, ni amistad, solo una relación que empieza intensamente y termina como debe dadas las circunstancias. El caos inicial finiquita con una gran dosis de demencia por parte de cierto personaje. Buenas interpretaciones todas ellas, sin duda. Quizás sean ambos los que sostienen una trama bastante absurda y descabellada.

No teniendo más que añadir, me limitaré a dar una calificación que el último trabajo de Woody Allen merezca, y sin más miramientos, me arriesgaré con un 4/10. Ni la recomiendo ni la dejo de recomendar. Que cada cual decida.

Muchas gracias por su atención.

Gema Mª Gómez del Barco – De la mano del Séptimo Arte

Diapositiva1

*****

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Introducción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s