Ciclo Chocolat LXIII: Una crítica personal “de película”: “Palmeras en la nieve” (Fernando González Molina, 2015)

77777

   Bueno, en esta ocasión, la película que nos ocupa, ni es ya estreno, ni es internacional, como suele ser lo habitual en este blog. Esta novedad ocurre cuando se escoge un título en la cartelera de un avión, con destino vacacional. Es a unos cuantos miles de pies, cuando la altitud y ese sutil pinchazo en los oídos afecta, que haces una elección cinematográfica diferente, igual imposible de hacer de haber mantenido los pies en el suelo… jajaja. Es broma.

¿Qué decirles de este largometraje con idas y venidas en el tiempo, y relatos, vidas, vivencias y sueños enraizados al gran continente africano (Guinea Ecuatorial, en concreto)? Presente y pasado unidos por parentescos de sangre. Personas que buscan y rebuscan en los recuerdos que quedan, en las personas que fueron testigo y que aún viven en el hoy. Dos historias de amor, una en el pasado, que nos muestra la relación amorosa más compleja, debido al momento, al lugar y a los prejuicios sociales; la otra, actual, con las mismas diferencias raciales y, sin embargo, ninguna barrera que dificulte el desenvolvimiento natural del amor. La evolución, el cambio, se palpa durante el transcurso de la cinta. Se trata de un filme bastante duro, con numerosas injusticias, con mucho dolor y sufrimiento, sobre todo para quienes estaban en desventaja, para quienes eran más débiles, más vulnerables. Observamos un panorama nada agradable en Guinea. Hombres blancos, responsables de grandes plantaciones de café, con una idea bastante arraigada de abuso sobre las mujeres autóctonas. Hombres cuya mentalidad primitiva tomaba como normal contraer matrimonio con mujeres de la misma raza y clase social y, por otra parte, buscar los servicios sexuales de féminas de color, por una módica cantidad económica. Afortunadamente, no todos los hombres que aparecen son tan miserables y cobardes, ni utilizan a la mujer cual felpudo, aprovechándose de sus cuerpos y de sus almas como si no fueran más que trozos de carne. Por suerte, también, quien la hace la paga, y bien. Por lo menos, existe cierto incentivo para el espectador. Todos los personajes se llevan su merecido, hasta aquellos, inocentes, para los que la vida parece no ofrecerles más que contratiempos y desdicha, y ninguna segunda oportunidad. Esta es la pena…

“Palmeras en la nieve” encierra buenos y malos sentimientos, mucha humanidad en algunos momentos, y mucha crueldad en otros. Con el ser humano hemos topado, ese mare magnum, tan confuso y variopinto, esa mezcla de sangre y piel que tan pronto puede ser un ángel, como ser el mismísimo demonio, y en esa complejidad, la vida pone a prueba. No hay duda de que la trama engancha. Quizás marea un poco y se pudiera reducir su metraje en media hora pero me ha parecido una buena película. Creo que el cine español va adaptándose a cierta calidad, volviéndose más atractivo, y con una mayor seriedad. Parece que la superficialidad va dando paso a algo más elaborado, y con más elegancia. A veces, la vulgaridad resulta excesiva en el cine nacional.

En cuanto al reparto… Grande. Mario Casas está en su papel sin dosis de azúcar desmedida, ni lucimiento personal exagerado. No está nada mal su interpretación. Adriana Ugarte y Macarena García se mantienen en su línea, con la naturalidad de siempre, esa que en tantas series televisivas han mostrado a los fans. Me parece mejor actriz Adriana Ugarte pero me gusta bastante más el personaje de Macarena García. La presencia de Emilio Gutiérrez Cava, aunque breve, siempre ofrece caché a cualquier trabajo que se precie. Él es uno de los grandes actores españoles, veterano ya, que irradia vocación. Parco en palabras, parece decirlo todo con la expresión de su rostro. Finalmente… Berta Vázquez, una nueva adquisición en nuestro cine, tiene un personaje complicado y se la ve resuelta. La chica promete.

Sin dar más rodeos, califico “Palmeras en la nieve” con un merecido 6,8/10. La esencia de su título, lograr lo imposible, perseguir e insistir en los sueños hasta alcanzarlos (o no) es algo que se ve optimizado en este filme. El sentido del título queda reflejado, y llega al espectador de lleno.

Muchas gracias por su atención. Hasta próximamente… 😉

Gema Mª Gómez del Barco – De la mano del Séptimo Arte

*****

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Introducción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s