Ciclo Chocolat LXVIII: Jack Reacher (2012) versus Jack Reacher (2016)

Vuelvo con otra nueva entrega de post en este blog de cine después de demasiado tiempo. En esta ocasión, el estreno que nos ocupa es “Jack Reacher: Nunca mires atrás” (Edward Zwick, 2016). Como muchas personas dirían, se trata de cine comercial, ¿verdad? Posiblemente, pero no despectivamente hablando. El género de acción tiene su peculiaridad y también su atractivo. A quienes les atrae no se les puede decir que no es cine de calidad. Muchas veces, el cine de autor o aquellas cintas que se etiquetan como películas de culto hay que analizarlas unas cuantas veces para encontrarles “la gracia” y es que efectivamente, no la tienen. He ahí la cuestión. Sin embargo, queda muy bien, muy pedante convencer de que lo que parece complejo y en cierta manera absurdo es a los ojos de los “expertos” algo digno de mérito y reconocimiento. A veces, lo soporífero se sale de la norma y en esa ola de provocación hay quienes encuentran algo diferente e innovador. Delgada línea separa, a veces, un bodrio de un “peliculón”. Respetable la postura, por supuesto, pero no se sorprenderán si yo sigo en mi línea de defensa de ir al cine para pasar un buen rato, para disfrutar, para encontrar algo opuesto a lo melodramático de la existencia humana. La ficción como sinónimo de la realidad deseada es lo que inunda al espectador de esperanza e ilusión delante de una pantalla de cine. Lo inexistente toma forma aunque sea dentro de una sala de cine durante dos horitas de nada.

Después de esta extensa introducción, hora es ya de centrarme en lo que de verdad importa en este post y es que el personaje de Jack Reacher lleva ya dos aventuras en la pantalla grande y lo único común a ambas es el protagonista y productor Tom Cruise. Tanto reparto como dirección cambia de una a otra. Así, hemos pasado de ver a un Cruise dirigido por Christopher McQuarrie, a un Cruise dirigido por Edward Zwick. El actor continúa como pez en el agua, interpretando un papel para el que ya tiene una evidente experiencia, y para el que vale, no cabe duda. Sin embargo, la trama cambia bastante como es lógico, y más que eso, las maneras. Jack Reacher sigue siendo ese exmilitar solitario “sin identidad” pero su entorno ha cambiado y es palpable una evolución hacia la socialización con el mundo, no hacia la idea de echar raíces pues es impensable en Reacher pero sí la aceptación de cierta implicación con personas que, de alguna manera, han tocado su vena sensible. Nos topamos con un tipo “forzosamente” distinto, y digo forzosamente porque le hacen cambiar desde fuera. Él sigue en sus trece.

Zwick ha sabido hacer de una entretenidísima película de acción, algo más sensible, más complejo, más humano, al fin y al cabo, y se agradece. Personalmente, diré que me ha gustado más esta entrega que la primera, quizás contrariando a la crítica general pero de sobra saben que no me importa. Cierto es que el reparto era más sobresaliente en el trabajo de 2012, con Rosamund Pike, Richard Jenkins y Robert Duvall acompañando al Sr. Cruise. Ahora, son dos mujeres, dos actrices, las que se codean en todo momento con Reacher: Cobie Smulders y Danika Yarosh. Ambas hacen su cometido en la película, cada cual en su papel y en conjunto, el resultado es bueno y positivo.

Como anécdota del evidente cambio de forma, de situación entre las dos películas, les diré que Jack Reacher se presenta en la primera entrega en una escena en la que aparece tumbado en una cama de una habitación con una prostituta haciéndole compañía. Ciertamente para hacer ver al espectador que está libre, solo y que paga lo que podría ser gratis pero no desea sentimientos de por medio. Ese instante de conocimiento del personaje no tiene lugar en la segunda parte. Zwick nos muestra a un hombre menos práctico y más afectivo con quienes le rodean aunque aún denote ese pasotismo antes los lazos y los números de móvil.

El personaje de Jack Reacher es un héroe, un hombre que dejó la carrera militar porque no encontraba el sentido que un día tuvo y porque le quitaba la libertad que él ansiaba, y dedica su vida a hacer justicia por cuenta propia. Su modo de pensar y de vivir es explicado perfectamente por Cruise en la primera parte mientras mira un edificio de oficinas a través de una cristalera. Ahí, en ese instante, intenta hacer ver a la rubia abogada (Pike) lo limitado y controlado que vive el ser humano. Él no tiene casa, un trabajo estable, coche ni familia… no vive presionado por una hipoteca, ni tiene un jefe al que soportar diariamente ni una esposa a la que amar y complacer. No tiene nada, y sin embargo, está convencido de que eso es lo que desea. Lo que haga la sociedad le trae sin cuidado mientras el bien destruya al mal. Sin duda, resulta un personaje al que envidiar en muchos sentidos. Vive como un pájaro, y se lo puede permitir. No es el sueño americano pero quién lo pillara 😉

Dicho personaje fue creado por Lee Child en sus novelas, y a pesar de no adaptarse a las características físicas de Tom Cruise, fue confeccionado de manera perfecta en la primera entrega, para crear una franquicia. Ya contamos con el segundo trabajo, en estos momentos en las salas de cine, y espero que continúe haciéndonos disfrutar con nuevas posibilidades. Total, Jack Reacher e Ethan Hunt pueden seguir sorprendiendo juntos. Cruise lo vale.

Sin más contemplaciones, califico “Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás” (Edward Zwick, 2016) con un merecido 6,9/10. Me ha encantado.

Muchísimas gracias por su atención. Un afectuoso saludo y hasta la próxima.

Gema María Gómez del Barco – De la mano del Séptimo Arte

Frases de ambas películas

“No le importa la ley, no le importa las pruebas… Solo le importa lo que es correcto” (Jack Reacher, 2012).

“Me refiero a que las mujeres baratas son por las que más caro pagas” (Jack Reacher, 2012)

“¿Que por qué soy duro?. Es un mundo duro, mientras más rápido lo sepa, mejor” (Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás, 2016)

*****

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Introducción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s