Ciclo Chocolat LXXII: Una crítica personal “de película”: “Fences” (Denzel Washington, 2016)

fences-poster

De vuelta. Una entrada más para este humilde y personal blog de cine. Esta vez, la atención se desvía hacia un drama, y no un drama cualquiera. Uno nominado a cuatro estatuillas doradas: a mejor actor (Denzel Washington), a mejor actriz de reparto (Viola Davis), a mejor película y a mejor guión adaptado (August Wilson, fallecido en 2005).

Este trabajo es una adaptación de la obra escrita por August Wilson en el año 1983, la cual ganó el premio Tony y el Pulitzer. Este señor era de color porque su madre era afroamericana y siempre expresó cierta sensibilidad ante la situación real que habían padecido los negros durante mucho tiempo. Él sacaba a relucir las connotaciones negativas o despectivas que la propia definición de “negro” posee, y por ende, lo que esto afectaba a una persona con esa tonalidad de piel. Él se mantenía firme y se dirigía a los blancos de la siguiente manera: “Mira mi color. No me avergüenzo de quién soy y de qué soy”.

La pareja protagonista, Washington/Davis, que interpretan a Troy y a Rose respectivamente, ya lo hacen en esta ocasión por segunda vez, pues interpretaron los mismos papeles en 2010, en Broadway. Ambos fueron galardonados con el Premio Tony.

fencesfences-denzel-washingtons-viola-davisfen-05531r_wide-23d6bffff8a4bb0bd912d57ce768b3cf72471668-s900-c85

La trama sucede en el año 1950 y se centra en el entorno y en la propia figura de una antigua estrella del béisbol americano que, por ciertos motivos, se ve obligado a ganarse el pan siendo basurero.

Tanto el actor Denzel Washington como la actriz Viola Davis (que llora de fábula, por cierto) ya se llevaron su Globo de Oro por su magnífica interpretación en este dramático y teatral trabajo.

“Fences” (que significa cercas o vallas, cobrando todo su sentido en el filme) es una buena película, dirigida por su protagonista, Denzel Washington, quien ya va por su tercer trabajo en dirección, tras “Antwone Fisher” (2002) y “The Great Debaters” (2007). Lo ha hecho bien, sin duda. Ha logrado que el espectador respire un clima de implicación. Ha conseguido que el espectador sienta dolor, rabia, enojo, impotencia, cierta comprensión… que empatice con todos y cada uno de los personajes, y todo ello con ese toque de puro teatro, con reuniones, diálogos y monólogos que, en algunos momentos, agotan pero que se perdonan de mil amores, aunque la duración se exceda unos cuantos minutos.

maxresdefaultfences-2016-hq-dvdscr-mkv_007493000

La película encierra todo un drama familiar, que lejos de aburrir, nos abre los ojos ante otro momento de la historia en el que las cosas eran bastante diferentes a la actualidad: los roles de hombres y mujeres, la repercusión de la raza en el día a día, el sentimiento de racismo marcado en piel y mente, la frustración de no haber alcanzado ciertos sueños, el conformismo frustrado propio transmitido de mil formas a los descendientes, el valor de la amistad, las dificultades en el matrimonio, la ayuda hacia familiares necesitados en algún aspecto… y en el fondo de todo esto está, como esencia, la importancia de los padres, cómo ellos pueden hacer que un hijo progrese o que se meta continuamente en problemas, cómo las acciones e inacciones de un padre, su atención o inatención, su afecto, sus ausencias e incluso su carga hereditaria va a condicionar la existencia de sus retoños para siempre. En este trabajo vemos cómo padre y madre se hacen necesarios para que si uno falla de alguna manera por lo que sea, compense el otro en la ardua tarea de la crianza y educación, para guiar por el mejor camino posible a esos nuevos seres que se traen al mundo. Por otra parte, el tema “muerte” queda patente en toda la trama. El protagonista la tiene en cuenta en varios momentos. La intuición y el temor de que en cualquier momento la parca vendrá a buscarle, quizás por los pecados cometidos, se muestran sin sutilezas. Siempre llegará la hora… el cuándo es incierto. 

Sin más enredo por mi parte, califico esta película con un merecido 8,2/10. Sobran los motivos. Solo espero que tenga el reconocimiento que merece en la Gala de los Oscar de esta noche 😉

La recomiendo sin ningún atisbo de duda. Creo que la sociedad precisa de películas reflexivas, que conciencien de la psicología humana, de los factores que influyen, de la importancia de ser personas, de tratar bien, de asumir responsabilidades y de encontrar el camino de la felicidad sin pisar, ni dañar, ni perjudicar a nadie mientras seguimos su senda.

Muchas gracias por su atención y seguimiento. Hasta más ver.

Gema Mª Gómez del Barco – De la mano del Séptimo Arte

llllll

*****

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Introducción. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ciclo Chocolat LXXII: Una crítica personal “de película”: “Fences” (Denzel Washington, 2016)

  1. Megan dijo:

    Hola! Estupenda reseña sobre la película. Iré a verla. Me he quedado con las ganas este fin de semana. Gracias. Saludos.

  2. Pepe dijo:

    Buenas tardes. He ido a ver la película Fences y comparto cada palabra de esta entrada. Me gusta el enfoque tan completo que ha dado a la crítica. Agradecido por leer su blog. Felicidades. Un saludo y hasta pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s