Ciclo Chocolat LXXVIII: Una crítica personal “de película”: “Día de patriotas” (Peter Berg, 2016)

En esta ocasión, les traigo la crítica personal de un estreno en la gran pantalla, basado en el atentado de la maratón de Boston (Estado de Massachusetts, USA). Este trabajo nos presenta con minuciosidad, de la mano del director Peter Berg (“Very bad things”, “Collateral”, “Battleship”, “Copland”…), la historia del oficial de policía Ed Davis (Mark Wahlberg), que investiga los acontecimientos que desembocaron en la muerte de un terrorista y la detención de otro, ofreciendo una exhaustiva narración de la persecución que tuvo lugar por toda la ciudad para cazar a los responsables de tan atroz atentado.

DIA-DE-PATRIOTAS-poster-00-900x444.jpg

Como pueden observar en la imagen anterior, el reparto es estupendo. Cuatro actores de primera división (Wahlberg, Goodman, Simmons y Bacon) avalan “Día de patriotas”, y también completa dicho reparto, como la actriz más destacada, Michelle Monaghan (“Adiós, pequeña, adiós”, “Misión Imposible 3”, “La boda de mi novia”, “Código Fuente”, “La conspiración del pánico”…), que interpreta el papel de fuerte esposa del oficial de policía Davis.

“Día de patriotas” es un filme del género de acción ante todo, pero está basado en hechos reales de gran magnitud emocional. Sí, como en la mayor parte de las películas, contamos con el bueno y el malo, sin embargo, esta vez, el espectador puede sentirse más implicado, más sensible antes las imágenes que se le proyectan debido a que la ficción no es tan “ficticia” (valga la redundancia) en este título.

Asistimos a un espectáculo que inevitablemente produce en el espectador mil y un sentimientos contradictorios. La rabia, la impotencia, la incomprensión, el rencor más intenso hacia la actitud de dos mentes asesinas se entrelazan con la tristeza por las víctimas mortales, con la solidaridad hacia los heridos y con el orgullo que transmite la unión y la fortaleza de una ciudad que no se rinde ante el pánico que puede infundir el ser humano cuando su causa muy distante está del valor a la vida ajena.

Hay acciones que no tienen perdón ni olvido pero se sobrevive a ellas, quien tiene la posibilidad de hacerlo; no todos tienen tanta suerte en manos de criminales. El final, real como la vida misma, produce cierto alivio. Ambos asesinos son encontrados y cada cual paga su delito de una manera diferente pero bastante justa. No soluciona el daño hecho, ni mucho menos, y tampoco supone el castigo ejemplar que ciertas personas merecen, sin embargo, te das cuenta de que se haga lo que se haga con ellos, sus convicciones son otras, imposible de compartir con mentes equilibradas. Aun matando, creen que van a terminar en el paraíso. Solo esta idea ya da qué pensar en cómo funcionan sus maquiavélicos cerebros descorazonados y egoístas. Algunas escenas en la película justifican con garantía absoluta el “ojo por ojo y diente por diente”, y no lamento pensar así. Hay quienes lo sentimos de esta manera por gente que no conocemos, ¿qué pasaría si la vida que se han llevado por delante es la de un hijo, un padre, una madre…? La justicia es justa cuando el mal es erradicado por el bien. No hay más y en esto, deberíamos estar todos de acuerdo, pero de sobra sé que hasta en el concepto de bondad y dar el valor que merece una vida humana, el mundo discrepa.

El responsable vivo de la matanza fue condenado a inyección letal tras ser declarado culpable de los treinta cargos que se le imputaban. El joven no se arrepiente de nada. Sus abogados tienen la intención de apelar el fallo del jurado para conseguir que se conmute por la cadena perpetua. El proceso de apelación lleva mucho tiempo, de manera que el condenado a muerte está pasando su tiempo en la cárcel federal de Indiana antes de conocer su condena definitiva. El jurado de Boston tomó su decisión a pesar de que la pena de muerte normalmente no se aplica en Massachusetts, donde ningún convicto ha sido ejecutado desde el año 1947. La pena de muerte fue declarada inconstitucional en el estado en 1984, pero esa prohibición no es aplicable a este caso porque el reo fue juzgado en un tribunal federal. Este chico y su hermano fallecido fueron acusados ​​de haber detonado dos bombas de fabricación casera cerca de la línea de meta del maratón de Boston el 15 de abril de 2013. A consecuencia de ello, fallecieron tres personas (entre ellas, un niño) y más de doscientas sesenta resultaron heridas. La amputación de extremidades fue una medida a tomar en algunas víctimas ya que los asesinos se encargaron de que las explosiones produjeran el mayor daño posible.

Volviendo a la película propiamente dicha, decir que está bien hilada, que genera tensión durante las dos horas y diez minutos de duración. Goza de un ritmo adecuado, y la trama que combina muy bien lo real y lo ficticio, informando de un hecho y distanciándose mucho de lo que supone una noticia de prensa. Mantiene la expectación a pesar de todos los datos que el espectador posee previamente a la proyección sobre este cruel atentado terrorista. El director, Berg, ha hecho gran honor al título de este trabajo, transmitiendo esa idea de patriotismo que solo los Estados Unidos sienten como un gran valor en su día a día. Desde mi personal punto de vista, es envidiable que un país al completo, una ciudad, sienta que lo es, que cada ciudadano, cada persona, crea que forma parte de un todo único e indestructible, más importante que el individuo, más importante que uno mismo. Tienen el espíritu de comunidad y es absolutamente admirable. Me gusta que su cine irradie este sentimiento. Es un valor añadido al Séptimo Arte. Ese patriótico orgullo me fascina.

Sin más que añadir, me limito a calificar “Día de patriotas” con un merecido 7/10. El conjunto lo vale. Por cierto, la fotografía sobre la ciudad de Boston es visiblemente buena.

Muchas gracias por su fiel atención. Un saludo y hasta la próxima.

Gema M.ª Gómez del BarcoDe la mano del Séptimo Arte 

“Yo crecí en Nueva York, estuve allí durante el ataque a las Torres. En aquella ocasión, igual que en Boston, la gente mostró la mejor versión de sí misma, era gente ayudando a gente. Eso es lo que yo quise reflejar.” (Peter Berg)

*****

                                   

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Introducción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s