Ciclo Chocolat LXXIX: Una crítica personal “de película”: “Los miserables: la leyenda nunca muere” (Bille August, 1998)

 

La película que hoy comparto con todos ustedes no es nueva. Muy distante está de ser un estreno de la gran pantalla. Nada más y nada menos que casi 19 añitos hace que la pudimos ver por primera vez en una sala de cine, concretamente, el 19 de octubre de 1998 tuvo lugar su estreno en España. De seguro, ha llovido, damas y caballeros, pero no importa. Hay cosas que merecen ser recordadas y visualizadas décadas después. Hay buenas cosas que no caducan, que son imperecederas, como la sensación que me dejó este filme cuando lo vi (y sentí) en la pantalla grande siendo yo una reconocida y ferviente cinéfila, por aquel entonces, adolescente. Como saben, esta versión está basada en la genial obra literaria del escritor francés Víctor Hugo: “Les misérables” (1862). No cabe duda de que esta obra, base de esta adaptación cinematográfica que nos ocupa, es magnífica. Cuando la leí por vez primera, me transmitió la idea de bondad como un todo pero también de injusticia, de rabia, de dolor, de impotencia y de profundo pesimismo individual y social. Por otra parte, en esta película, sin embargo, se transmite todo esto en grandes dosis pero, estarán de acuerdo conmigo en que la trama tiene la justicia, el poder del bien y el optimismo que el libro no posee.

Como en toda película que se precie, el protagonista se nos muestra como un héroe admirable, tanto por nosotros, los espectadores, como por otros personajes. La parte en la que Jean Valjean (Liam Neeson) cumple condena está eliminada aunque se vislumbra el sufrimiento en sus palabras y en su rostro, la dignidad arrebatada durante dos décadas por haber robado pan debido a que pasaba hambre. En el lado opuesto está el villano, en este caso, un policía que en otro tiempo fue un carcelero, llamado Javert (Geoffrey Rush), y que profesa una desmesurada obcecación por Valjean y por el cumplimiento de la ley. Realmente no es tan malvado. La vida no parece haber sido muy gentil con él y, a pesar de que cree que un criminal debe pagar un precio, también se percata de que Valjean es un excelente ser humano al que interiormente admira confesándolo, finalmente, a su peculiar y personal manera.

jjjj.jpg

El reparto es maravilloso, uniéndose a Neeson y Rush: Uma Thurman (como Fantine), Claire Danes (como Cosette) y Hans Matheson (como Mario), entre otros. Todos ellos componen un conjunto único en interpretación.

La esencia interpretativa se concentra con más consistencia en Liam Neeson y es que el actor es la mejor opción que se puede encontrar si del personaje en cuestión se pretende que sea un corazón andante. No existe otro actor con ese don tan visible, quizás sea porque esa cualidad tan positiva es mayor si el recipiente es grande, y él mide nada más y nada menos que 1,93 m. Solo ver sus manos, la idea de ayuda, auxilio y protección vienen de serie, perfectas para la caricia en el inocente, e idóneas para el puñetazo en el malvado. Excepcional nuestro Liam. Todo lo que tiene de grande, lo tiene de adorable.

8507080e368fe4e406111caa791aac6a

En lo referente a su banda sonora, fue compuesta por Basil Poledouris, descendiente de una familia griega que, desgraciadamente falleció consecuencia de un cáncer hace once años. Suena muy bien y se adecúa a la perfección a las emociones y acciones. Muy bonita.

En mi opinión, Bille August hizo un brillante trabajo cinematográfico con un potente clásico de la literatura francesa. Da mucho juego e hizo excelentes elecciones para confeccionarlo. En la escena final, el espectador, si no siente algo especial, es que ha estado adormecido. La justice, la surprise, le bonheur et la liberté se concentran en esta inolvidable escena, en la cual el rostro de Liam Neeson va modificándose tras el inesperado suceso que acontece referente a su extraño y jamás odiado enemigo. La sensación al salir de la sala es indescriptible. La satisfacción y el alivio son absolutos. 

Es adulador e inspirador comprobar cómo una persona, un hombre, puede vivir de manera individual, sin meterse con nadie, preocupada por sí mismo y por el bienestar de sus seres queridos, sin envidia, sin odio, sin rencores, sin luchas banales por causas perdidas, sin ideologías, solo pensando en ser justo y útil. Valiente hasta la medula. Sin duda, el personaje de Valjean es un ejemplo excepcional de humanidad.

Creo que sobra decir que para mí esta versión de “Los Miserables” es la versión moderna mejor del Séptimo Arte. Califico este trabajo con un merecidísimo 8/10.

Les incluyo varias adaptaciones a la pequeña y gran pantalla que les pueden interesar… Disfruten de todas ellas. Cada cual tiene su detalle, su exclusividad.

  • Victor Hugo et les principaux personnages des Misérables (Hermanos Lumière, 1897).
  • Los Miserables (J. Stuart Blackton, 1909).
  • Los Miserables (Raymond Bernard, 1934).
  • Los Miserables (José Antonio Páramo, 1971).
  • Los miserables: la leyenda nunca muere (Bille August, 1998)
  • Los Miserables (Josée Dayan, 2000). Miniserie de TV.
  • Los Miserables (Tom Hooper, 2012).

Muchas gracias por su atención y hasta próximamente. Cordiales saludos.

Gema María Gómez del Barco – De la mano del Séptimo Arte

*****

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Introducción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s