Ciclo Chocolat LXXXV: Una crítica personal de película: “De padres a hijas” (Gabriele Muccino, 2015)

 

En esta ocasión, la película que ocupa no es un estreno de cartelera, como tantas otras veces en este blog de cine. “De padres a hijas” es una película de hace dos años y la emitieron por primera vez en televisión el pasado domingo en una cadena española privada. La vi anoche. Tenía la intuición de que el paquete de pañuelos tendría que estar cerca de mi persona, conociéndome y teniendo presente la trama. ¡Lloré con “Armageddon”! No les digo más. La relación entre un padre y una hija suele ser, en la pequeña y gran pantalla, mi talón de Aquiles, y realmente ignoro la razón. Mi otro talón de Aquiles lo conforman los recuerdos de alguien que ya no está, por ejemplo, así, a voz de pronto, se me ocurre “Solo ellos”, “Ghost” o “Dragonfly (La sombra de la libélula)”. Puede que peque de excesiva sensibilidad; quizás en el mundo en el que vivimos, no sea un gran defecto… pero ya les digo yo que no tiene cura alguna.

“De padres a hijas” es un “dramón” familiar encabezado por un Russell Crowe que ya demostró que sabe hacer de padrazo en su otro trabajo “Los próximos tres días” (2010). Esta vez, el hombre, Jake Davis, un escritor que ganó el Premio Pulitzer, se ve viudo, enfermo y responsable de su única hija de cinco años. Ante la situación tan dura a la que tiene que enfrentarse muestra lo mejor de sí mismo, manifestando en todo momento que, a pesar de las circunstancias, su hija es la única prioridad. Él solito se hace con su objetivo procurando que su niña siga adelante y sea lo más feliz posible a su lado. La hermana de la esposa fallecida en accidente de coche (Diane Kruger) intenta arrebatar a su sobrina a su padre sin lograrlo mientras él está vivo, algo que dice mucho de cómo es Jake Davis, un hombre absolutamente responsable de lo que más quiere: a su hija Katie, personaje interpretado por Kylie Rogers cuando es niña, y por Amanda Seyfried cuando es adulta.

Resulta especialmente triste cómo aun habiendo hecho el padre todo lo que pudo por su hija, en la vida adulta de Katie han quedado graves secuelas producidas por todo el maremágnum emocional, las carencias afectivas y la soledad en la que se hallaba inmersa, dejándola todo ello un gigantesco vacío interior que intentaba llenar con una fuerte adicción al sexo con desconocidos, sin conseguir nada. Ya se sabe que la falta de amor con verdadero amor, con amor del bueno se cura, y eso es lo que pasa… por fortuna.

Esta película es correcta en su género, emotiva, con un toque de realismo que duele, que da rabia, que hace pensar al espectador en lo sumamente injusta que es a veces la vida. El reparto es maravilloso, completándolo una atractiva y madura editora encarnada por la gran Jane Fonda. Buen papel el suyo también. Su personaje es uno de esos que no pusieron las cosas más difíciles a Jake. Ella era su amiga y su apoyo y favor está en todo momento. Menos mal.

Algo debe haber cuando tantos directores, en tantas películas recurren a la relación de los hombres con sus “pequeñas”. Ahora mismo, tenemos en cartelera “Geostorm” y Gerard Butler también nos muestra su faceta de progenitor de una damisela, papel muy similar al de Bruce Willis en “Armageddon” con la que hacía de su hija, la actriz Liv Tyler. Quizás sea que esa realidad enternece al espectador. La relación entre un padre y su hija puede llegar a ser muy complicada, llena de incomprensión, de incompatibilidad de caracteres, de choque, de reproche, incluso de rencor, pero siempre, si ambas mentes son sanas, y ambos corazones son bondadosos, hay algo más grande que todo lo demás que une a esas dos personas como si de un cordón umbilical se tratara. Es así. Llámenlo X.

En cuanto a la banda sonora, compuesta por  Paolo Buonvino es maravillosa y más si se tiene en cuenta el protagonismo de Michael Bolton en algunos de los temas que se escuchan, y del gran Richard Clayderman también.

Sin más embrollo, valoro este trabajo del director italiano Gabriele Muccino, responsable de títulos como “En busca de la felicidad”, “Siete almas”, “Jugando por amor” o “El último beso”, entre otros, con un merecido 6,2/10.

Muchísimas gracias por su innegable atención y hasta próximas entradas…

Gema María Gómez del Barco – De la mano del Séptimo Arte

                                       Banda sonora “De padres a hijas” Tema 1

Banda sonora “De padres a hijas” Tema 2

*****

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Introducción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s