Ciclo Chocolat XCVII: Una crítica personal de película: “Bohemian Rhapsody” (Bryan Singer, 2018)

Queridos lectores, regreso a este espacio de palabras y Séptimo Arte con una estreno de cartelera, el cual tenía muchas ganas de ver pero no tanto, expectativas. Es decir, no me las marqué. Intuí que los temazos de Queen tenían que quedar en muy malas manos para que con ellos, un director de cine no pudiera hacer una película biográfica con sentido y sentida a la par. No me equivoqué.

El director, productor y guionista de cine neoyorquino Bryan Singer, responsable de trabajos como “X-Men” (seis películas), “Superman returns”, “Valkiria” o “Jack, el cazagigantes”, se ha enfrentado a este desafío, el de plasmar en dos horas y quince minutos la dinámica existencia de uno de los iconos inmortales del panorama musical de todos los tiempos, cuyo estilo personal, rítmico y extravagante, cautivó a generaciones pasadas y seguirá conquistando a las venideras: Freddie Mercury y su banda de rock Queen. ¿Cómo lo ha hecho el Sr. Singer? En pocas palabras: BIEN. En mi modesta opinión, ha condensado lo incondensable en lo más relevante, lo más destacable, dejando a un lado, vulgaridades, superficialidad y morbo. Este director ha sintetizado lo imposible logrando conectar con el espectador y dando una imagen, dentro de lo excepcional, humana y positiva. El espectador se queda con lo bueno y eso es digno de alabanza. Para carroña y miseria ya contamos con la prensa del corazón y ese periodismo barriobajero, vomitivo y polémico que tanto se oferta en la actualidad (por desgracia). El cine debe ser otra cosa, y lo ha sido, de seguro. Agradecida ando por ello.

Me he visto implicada en un inmenso concierto cinematográfico en una sala de cine. Eso está fuera de lo común y he disfrutado como una auténtica colegiala con zapatos nuevos.

El actor californiano Rami Malek (1981), que ha dado vida al gran Fred, protagonista de este filme, ha supuesto todo un hallazgo. Un personaje tan vital, tan seguro de sí mismo, tan tierno, y a la vez tan perdido no era cosa sencilla, y desde mi perspectiva, este hombrecito ha hecho de Fred su segunda piel, y no porque físicamente estaba muy bien caracterizado (que también) sino porque ha tocado la esencia de Mercury con la yema de sus dedos.

Junto a este actor venido arriba, se encuentran otros como Tom Hollander (“Orgullo y prejuicio”, “Enigma”, “Piratas del Caribe”…), al que me ha hecho ilusión ver. Es un buen actor, secundario, que, en esta ocasión, aun interpretando un papel breve, llama la atención por su seriedad, por su coherencia, por su saber estar y quizás porque transmite total confianza. El manager Jim Beach, al que Mercury, rebautiza como Miami Beach choca desde fuera con la forma de ser, con la apariencia de Freddie pero, en el fondo, transmiten una relación de cordialidad, respeto mutuo y entendimiento. Me gusta el papel de Hollander. Buen hacer.

Mi valoración del conjunto es muy optimista porque vi calidad y vi corazón en este trabajo cinematográfico. El periódico The Guardian, aseguró que “Bohemian Rhapsody” nunca llega al Mercury como persona. “Una película más audaz podría haber explorado la relación entre el hedonismo de Mercury, su sexualidad mayormente cerrada y sus personajes dentro y fuera del escenario de una manera más matizada”, comentaron. No estoy, en absoluto, de acuerdo. A la película de Singer no le hace falta más y tampoco menos. Se la recomiendo a cualquier persona que aún no se haya animado a pasar por una sala de cine. De seguro, tendrán ganas de levantarse de la butaca y moverse al ritmo de las canciones de Queen pero como se trata de un cine, moverán los pies y las manos y cantarán las letras moviendo los labios porque hay magia en la elección de Singer para su último trabajo. No todos se atreven con aquella imperecedera banda de “reinas”. No todos tienen esa suerte. ¿Y saben? Puede que al final, en los créditos finales, se animen a aplaudir. Es lo que hice, es lo que vi hacer, es lo que sentí que debía a Singer, a Malek, a Freddie y su magnífica banda.

Sepan que uno de los productores de esta película es el gran Robert De Niro, un actor con visión, y que la banda sonora y el montaje han sido llevados por el compositor californiano John Ottman.

Sin más aplazamiento, califico “Bohemian Rhapsody” (2018) con un merecidísimo 8/10. Vayan, vayan, vayan a verla, a vivirla, a disfrutarla… y respiren esa banda sonora bestial con la que cuenta. Les incluyo algunos temas en esta entrada para ir haciendo “oído”.

¡Hasta próximamente! Muchas gracias por su seguimiento y lectura.

#GMGdB – De la mano del Séptimo Arte

“We will rock you”

“Crazy little thing called love”

“The Show must go on”

“Somebody to love”

“I want to break free”

*****

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Introducción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s