Ciclo Chocolat XCVI: Una crítica personal de película: “Dumbo” (Tim Burton, 2019)

Muy buenas, damas y caballeros. Después de demasiado tiempo sin pasar por una sala de cine, regreso con un nuevo estreno de cartelera: “Dumbo”, estrenado el pasado viernes 29 de marzo en España. Se trata del remake del clásico homónimo de 1941 de la Disney, realizado, en esta ocasión, con personas y no con dibujos animados. Esta vez, el genial director californiano Tim Burton intenta deslumbrarnos con un reparto principal formado por Colin Farrell, Michael Keaton, Danny DeVito y Eva Green. Todos ellos ofrecen caché a este arriesgado proyecto, también producido por la Disney, en colaboración con Tim Burton Productions. 

Las comparaciones son siempre odiosas… Intentar buscar un parecido o similitud entre Dumbo de 1941 y Dumbo de 2019 resulta algo absurdo. Desde luego, únicamente podría decir que el personaje principal es el mismo, ese pequeño y encantador elefantito, pero evolucionado a simple vista, al haber sido generado por ordenador, como es habitual en el Séptimo Arte de este presente siglo. La temática… que ese elefantito posee una diferencia visible frente al resto de animales de su especie, y por qué no decirlo, un talento extra adherido a esa innegable diferencia, y que su voluntad mayor es la de estar con su madre, la Sra. Jumbo, pero esta, en su anhelo de proteger a su retoño, es marginada, dada por loca por quienes no empatizan con el mundo animal. Todo lo dicho es igual en ambas películas. Sin embargo, existe un factor que las distancia y es que, en el clásico de 1941, todos los personajes animales hablan entre ellos. La novedad en este estreno que nos ocupa es que sólo hablan las personas, acercándose más la trama, salvo evidentes elementos de fantasía, a la realidad.

El compositor, músico, cantautor y productor discográfico californiano, Danny Elfman, se ha hecho con la banda sonora de la película, ofreciendo la calidad esperada y manteniendo la esencia del clásico de Disney.

La ternura, el instinto maternal, esa cultura de protección hacia los animales, las injusticias y esos seres humanos cuya humanidad está en entredicho… todo eso, permanece en este trabajo. Sin embargo, la visión del Sr. Burton ha sido más reivindicativa, como es habitual en este siglo, rompiendo con lo que hace cincuenta años se consideraba normal. El director californiano se sale de su línea habitual de actuación con la cámara, ofreciendo en cada escena color, vistosidad, vida, y dejando de lado lo tétrico, lo oscuro, lo gótico, lo exagerado, lo absurdo… y con ello, se toma la licencia para mostrar un tema bastante polémico al mundo, ese que tanto se ha debatido, ese en el que se repudia, se rechaza de pleno la falta de libertad de los animales en zoos y circos. Para ello, se apoya en el típico perverso hombre de la Disney (villano), cuyo objetivo único es el éxito y el dinero, por encima de todo lo que concierne a los valores de verdad. A lo largo de la trama, Burton nos muestra el cambio que se podría producir si los zoos y los circos no existieran y los animales salvajes vivieran en auténtica libertad. Nos muestra, al final, un parque en el que las personas, disfrazadas y rozando el ridículo, realizan los espectáculos y actuaciones típicas de animales en su momento, cuando las personas estaban plenamente convencidas de que los animales estaban al servicio del hombre en todo momento, sin cuestionarse nada. El perro guía hace su función hacia su dueño invidente, el perro policía es entrenado para encontrar drogas o artefactos, la gallina pone huevos con los que el ser humano se alimenta y el toro es sacrificado (de una manera u otra) para dar carne que el ser humano, en su mayoría, consume. Cientos de ejemplos nos hacen ver que los animales están al servicio del hombre y eso no significa que exista necesariamente un maltrato ni mucho menos. Se respeta a los animales como se debe respetar a las personas, pero la vida humana está por encima de la vida animal, pese a quien le pese. Los animales poseen la misma libertad que un ser humano en base a nuestras necesidades ya sean alimenticias, de salud o laborales. ¿Acaso las ratas de laboratorio son animales completamente libres y llevan una vida plena y satisfactoria? No, y los seres humanos tampoco somos libres. La película genera una visión en el espectador de rechazo, de primeras, hacia el circo. Esa era la pretensión del director y ha conseguido transmitirla, otra cosa es que nos convenza a todos con esa ideología tan “made by Greenpeace”.

Mi opinión sobre la película es positiva porque está bien hecha, bien hilada, y con un ritmo adecuado, oportuna para niños y, en menor medida, para adultos. Me atrae que Burton haya innovado en su estilo. Sorprende y le ha quedado de perlas. Se ha metido en terrenos pantanosos, en los que sólo van a implicarse los adultos, pero alabo su valentía a la hora de exponer su visión. El Séptimo Arte es todo un medio de difusión de ideas y, por qué no, de manipulación, si las mentes están poco amuebladas. Confieso que me gustó más el clásico de Disney de 1941 pero reconozco que también era más infantiloide, y algo más novedoso en su momento que este estreno en la actualidad. La idea esencial ya no pilla de nuevas. Es lo que suele suceder con los remakes. Los valores transmitidos siguen siendo los mismos, sobre todo, destaca entre ellos, el respeto hacia las diferencias porque tras ellas se esconden otros talentos ocultos. En este trabajo, Dumbo es un elefante volador pero es que el personaje de Colin Farrell también posee una diferencia en su físico, y otros trabajadores del circo destacan por otro tipo de diferencias, y sin embargo, forman un gran equipo, que permanecen unidos respetándose y mostrándose afecto, unidos ante las injusticias externas. Desde luego, para la infancia, la película es rica en esos importantes e imprescindibles matices, fuertes, que necesitamos para vivir en una sociedad sana y pacífica.

Sin más, califico “Dumbo” (2019) con un merecido 6/10. Quizás he bajado un poco por esos momentos en los que un adulto se queda algo colgado porque falta algo más de argumento. Falta un poquito de chicha, por decirlo de una manera más coloquial. El espectador adulto espera algo más que lo ya conocido y la reivindicación personal del director.

Muchísimas gracias por su seguimiento y lectura. Hasta próximos estrenos…

#GMGdB – De la mano del Séptimo Arte

*****

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Introducción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s