Ciclo Chocolat CX: Una crítica personal de película: “Cuestión de justicia” (Destin Cretton, 2019).

54493.jpg

El director hawaiano Destin Cretton (1978), responsable de trabajos como el drama “Las vidas de Grace” (2013) o el drama biográfico “El castillo de cristal” (2017), nos obsequia este fin de semana en cartelera con una película llena de humanidad basada en hechos reales. Protagonizada por Michael B. Jordan, Brie Larson y Jamie Foxx, este trabajo nos relata la historia real del joven abogado Bryan Stevenson (Michael B. Jordan) y de su memorable batalla por la justicia con mayúsculas. Tras licenciarse en Harvard, Bryan recibe suculentas y muy interesantes ofertas de trabajo, sin embargo, él opta por poner rumbo a Alabama para defender a personas que han sido condenadas por equivocación o que carecían de suficientes recursos para contar con una representación legal óptima, y lo hace con el apoyo de la activista local Eva Ansley (Brie Larson). Uno de sus primeros y más populares casos es el de Walter McMillian (Jamie Foxx), quien en el año 1987 fue condenado a pena muerte por el asesinato de una chica de dieciocho años, a pesar de que las pruebas que existían demostraban de sobra su inocencia. En meses sucesivos, este inexperto abogado se ve inmerso en una encrucijada de maniobras legales y de un racismo manifiesto mientras lucha por su cliente y por otros como él. Todo parece estar en su contra pero no se rinde ante la más que evidente injusticia. 

__p__.jpg

La película engancha por una sucesión de acontecimientos expuestos con coherencia y buen ritmo, y el reparto protagonista está a la altura de las circunstancias siendo el más papel más relevante el del actor más joven, Michael B. Jordan, con treinta y tres años primaveras. Sepan que este actor es californiano y tiene en sus manos un premio SAG por su trabajo en la película basada en los superhéroes de Marvel “Pantera Negra” (Ryan Coogler, 2018). En segundo lugar, y desde luego, no con menos importancia, se mueve como pez en el agua el actor Jamie Foxx (“Corrupción en Miami”, “Historias de San Valentín”, “Django Desencadenado”), quien se llevó una estatuilla dorada por su magnífica interpretación de Ray Charles en “Ray” (Taylor Hackford, 2004) y fue nominado por su bonita interpretación del buen y honrado taxista Max en “Collateral” (Michael Mann, 2004). Ambos actores, estupendos, encarnando esta vez al dúo abogado/cliente resulta un espectáculo de lo más alentador para la gran pantalla.

Sí, es cierto. Se trata de otra película con un trasfondo polémico también. Esta película, en mi opinión, aunque tiene el tema de la pena de muerte como algo bien patente, no debate sobre ella. Es decir, la trama no transmite si se está a favor de la pena de muerte o en contra, sino que se enfoca en la existencia de anomalías y malas praxis a la vista de un sistema judicial que las ampara y que permite que un inocente termine en la silla eléctrica. Por otra parte, el tema que sale a relucir también es el racismo. Un estado en el que existe una mayoría autóctona de color conviviendo todos los días con norteamericanos blancos y parece mentira que, aun a día de hoy, la balanza de la justicia se incline a culpar a quienes tienen una raza diferente y menos recursos para defenderse. Lo desafortunado y triste es que en la actualidad aún sigan existiendo estados en los Estados Unidos de América en los que la idea de la esclavitud aún va haciendo mella, existiendo mentalidades en las que un ciudadano de color continúa, como en tiempos pasados y remotos, viviendo como un ciudadano de segunda, con menos libertades, con menos derechos y al servicio de la voluntad de los blancos. Da vergüenza y mucha pena. La película que me ocupa incide en esto, en la falta de humanidad y de igualdad entre personas a los ojos de la Dama de la Justicia. Visionando la película, da por pensar en esa venda que hace ciega a dicha Dama y cómo esa objetividad, esa imparcialidad de la que debe siempre hace gala, se va por el desagüe en algunas ocasiones. Es positivo saber que existen personas que luchan contra viento y marea, dejando de lado su prestigio, su estatus, sus posibilidades de cumplir su propio sueño americano para salvaguardar la justicia cuando esta se pierde por el camino de la ignorancia, de la xenofobia, de las ínfulas de superioridad y, en definitiva, de la maldad.

Sin más que añadir, la película es buena e interesante, por lo que mi calificación es de un  merecidísimo 7’5/10. Una sale llena y satisfecha de la sala de cine y eso es de agradecer.

Muchas gracias, queridos lectores, por su atención y lectura. Próximamente, más.

#GMGdB##DelamanodelSéptimoArte

202002dfff-745x475.png

*****

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en Introducción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s