Ciclo Chocolat X: Audrey, cara y envés en sus fotos.

“And if a day goes by without my doing something related to photography, it’s as though I’ve neglected something essential to my existence, as though I had forgotten to wake up. I know that the accident of my being a photographer has made my life possible”

“Y si pasara un solo día sin hacer nada relacionado con la fotografía, sería como si hubiera olvidado algo esencial en mi existencia, como si me hubiera olvidado de despertar. Sé que el accidente de ser fotógrafo ha hecho mi vida posible”

AHRA

Audrey, 1947

a AHRAQ

Audrey en “Una cara con ángel” (1956)

2

Audrey con el fotógrafo Richard Avedon en los Premios CFDA de 1989

3

“Una cara con ángel” (1957)

5

Audrey Hepburn y Fred Astaire en un descanso de rodaje

1

“Paris Pursuit”. Septiembre, 1959

AH

Fundación Richard Avedon. Diciembre, 1961.

Audrey Hepburn, la musa del fotógrafo estadounidense

fallecido en 2004, Richard Avedon.

Para quienes le desconozcan, Richard Avedon es un fotógrafo norteamericano (Nueva York, 15 de Mayo de 1923 – San Antonio, 1 de Octubre de 2004). Se formó en la universidad de Columbia (Nueva York) a inicios de la década de los cuarenta. Fue colaborador desde 1950 con revistas como Life o Look, y con posterioridad en “Vogue” desde 1966, hasta realizar su último encargo titulado “En Democracia” en torno a las elecciones del 2 de Noviembre de 2004 (retratos de políticos, delegados y ciudadanos de EEUU) para el periódico The New Yorker y que no pudo terminar pues falleció en octubre del mismo año.

Pasemos ahora a hablar de ella, a desvelar detalles de ella… Viendo a la Sra. Hepburn en todas y cada una de sus fotografías, podría pensarse perfectamente que esta mujer no comía, sin embargo esta es una conclusión no fundamentada en absoluto y no verídica por otra parte. Ella era de buen comer y aunque nació en Brusela y fue criada en los Países Bajos, su dieta era básicamente italiana. Los espaguetis al pomodoro eran su plato preferido. Por lo visto, cuando viajaba, no faltaba entre su equipaje lo que ella denominaba su “kit de salvamento”: fideos, aceite de oliva y parmesano, aunque también le pirriaba el tomate y la albahaca para acompañar la pasta. Los que conocían a esta dama se quedaban maravillados ante la evidencia en la mesa: ella comía mucho. Solía decir que su madre tenía tres platos: “pasta, pasta y pasta”.

Audrey Hepburn y Andrea Dotti (su segundo marido) se divorciaron en 1982 y nunca llegó a casarse con Robert Wolders, su siguiente compañero sentimental. Con Wolders pasó algunos de los momentos más satisfactorios de su vida, con la tranquilidad que le otorgaba su precioso jardín en Suiza. Ella podría haber permanecido allí si no hubiese encontrado una nueva vocación que la llenaba por completo. En 1988, solicitó convertirse en embajadora internacional de buena voluntad de UNICEF. Según explicó en su momento, nunca pudo olvidarse de las privaciones de la guerra que ella y su familia habían sufrido en Holanda después de la invasión alemana y recordaba perfectamente el alivio proporcionado por la Cruz Roja y la UNRRA. Era una visión que se adaptaba perfectamente a sus más que evidentes instintos maternales. “Esto es para mí un inmenso privilegio y una respuesta a mi deseo de poder ayudar a los niños en la manera que sea posible”, escribió una vez.

Durante los próximos cuatro años, Hepburn acompañada de Wolders, viajaron a los rincones más remotos de Asia, América Latina y África, lugares en los que había víctimas del hambre, la enfermedad y la guerra. Para estos viajes, ella vestía vaqueros y camisas Lacoste, no usaba maquillaje y se recogía el cabello. “Mi carrera se puede dividir en dos capítulos”, escribió Audrey a su amiga Leslie Caron en 1993. “En la primera parte, recibí toda la gloria que podía esperar, y en la segunda, le di la espalda, con creces, a lo que yo había recibido”.

RA2Había una estrecha relación fotógrafo-modelo entre Hepburn y Avedon. Se admiraban mutuamente. En 9 de junio de 1989, Audrey apareció en Nueva York pues se le otorgaba a su querido amigo Richard un premio a su trayectoria del Consejo de Diseñadores de Moda de Estados Unidos (CFDA). “Por Richard”, dijo ella a la audiencia, y continuó: “Él se abría felizmente a los cambios, caminaba sobre nubes de vapor, fue empapado por la lluvia, y descendió desde los cielos interminables escaleras sin mirar y sin romperme el cuello… Sólo con Richard he sido capaz de exteriorizar mi conciencia delante de la cámara. ¿Será su dulzura? ¿Será su sentido del humor? Con él siempre tuve la seguridad de que encontraría la manera exacta en que deseaba que yo apareciera en una fotografía”.

Richard Avedon más tarde elogió a Audrey: “Yo soy, y siempre seré devastado por el don de Audrey Hepburn ante mi cámara… no puedo ascender a mayores alturas. Ella simplemente está ahí. Sólo puedo enfocar, no puedo interpretar. No hay nada más allá de lo que ella era…. Ella ha logrado en sí misma su último retrato”. Y creo que todos estamos de acuerdo con este gran fotógrafo y con su espléndido elogio pues ella era lo que aparentaba y aparentaba lo que era. Ella era cristalina, transparente, pura, auténtica y única, y con su esencia llenaba la gran pantalla y cualquier fotografía que se precie.

Ojalá que esta entrada sea del agrado de mis estimados seguidores :-).

Post creado por Gema Mª Gómez del Barco.

*****

Anuncios

Acerca de gema82

Soy una apasionada del 7º Arte, una enamorada de la la fotografía en las películas, de las grandes bandas sonoras y por supuesto de los excelentes actores y actrices que hacen que las historias se tornen realidad ante nuestros ojos.
Esta entrada fue publicada en La protagonista hoy es.... Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Ciclo Chocolat X: Audrey, cara y envés en sus fotos.

  1. Peggy dijo:

    Hola! Audrey es un icono del cine. Cualquier comentario sobre ella está bien visto. Adoro a esta mujer y la información es buena. Gracias. Me encantan las fotografías. Enhorabuena. Saludos.

  2. Txemari dijo:

    Buenas noches. Audrey Hepburn es una de esas damas que han marcado tanto el cine como la moda. Sus medidas aunque no eran comunes, pues carecía de curvas, eran la respuesta a las plegarias de cualquier modisto o diseñador. No sólo le quedaba bien la ropa por su delgadez y altura sino que transmitía una magia que ha sido y será imposible de olvidar. Avedon fue un afortunado por poder tener a esta mujer en su objetivo. Me ha gustado mucho el post. Muchas gracias. Un afectuoso saludo.

  3. fanmail81 dijo:

    Buenas tardes, a todos. Para mí esta actriz lo tiene todo, irradiaba magia, elegancia, inocencia…en fin demasiadas cosas que no caben en un comentario. En sus películas brillaba con luz propia, no pasaba desapercibida esa feminidad que desprendía con sus modelos. Iba siempre muy bien conjuntada y encima le quedaba de cine, valga la redundancia. Suscribo cada una de las palabras de los dos comentarios anteriores. El post, como siempre y no podía ser de otra manera, estupendo. Muchas gracias. Reciban un afectuoso saludo.

    • gema82 dijo:

      Estupendo, fanmail81. Siempre es bien recibido un comentario por parte de los seguidores del blog. Gracias por participar y por expresar que el tema, esta vez, ha sido bien elegido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s